Tinnitus, sonidos de grillos y zumbidos en el oído.

Tinnitus, sonidos de grillos y zumbidos en el oído.
El tinnitus o acúfenos, ese fastidioso y constante sonido de grillos o de zumbidos, que algunas personas padecen. Consiste en la percepción de ruidos en la cabeza, que no tienen nada que ver con una cuestión psiquiátrica. El ruido se puede oír en cualquier parte de la cabeza, o en uno o ambos oídos. Veamos más detalles y cómo tratarlo.

El tinnitus no es una enfermedad

El tinnitus no es una enfermedad, y es muy rara vez un síntoma de un problema médico. Pero que puede enloquecer si no se toman medidas a tiempo. Michelangelo escribió en sus memorias que estaba “plagado por el canto incesante de grillos”. También puede sonar a la víctima como un zumbido, silbido o incluso rugido – pero nadie más puede oírlo. El tinnitus es sorprendentemente común. Un estudio nacional británico de la audiencia encontró que el 10% de los adultos tenía tinnitus espontáneo prolongado – es decir, el tinnitus “que suele durar más de 5 minutos”; 1% había experimentado molestia severa debido al tinnitus; y el 0,5% había experimentado una capacidad muy reducida para llevar una vida normal.




Los tratamientos convencionales son escasos. Muchos médicos centran la “terapia” en tranquilizar al paciente diciéndole que el problema no es peligroso para la vida. Con unas pocas excepciones, la cirugía especialmente dirigidas contra el tinnitus es obsoleta. Antes de explorar los tratamiento con zinc y vitamina B12, consideremos las dos grandes categorías de tinnitus, y los importantes factores excluyentes en cuanto a la causa de esta aturdidora irritación auditiva.

Causas más frecuentes del tinnitus

El ruido es la causa principal del tinnitus pero no es la única. Las infecciones de oído medio y la sinusitis son causantes de casi los mismos casos de tinnitus, y las lesiones cervicales graves aumentan el riesgo de padecer tinnitus en más de un tercio. Estas fueron las conclusiones alcanzadas en un estudio australiano, en el que participaron 2.015 personas de más de 55 años.

El tinnitus es uno de los efectos secundario de las infecciones de oído y la sinusitis. Las personas que sufren infecciones de oído y sinusitis tienen un 30 y un 35 por ciento más de riesgo, respectivamente, de sufrir tinnitus. En general, los investigadores estiman que estas dos patologías causan el 12 por ciento de todos los casos de tinnitus. Esto comparado con el ruido en el lugar de trabajo, que está asociado al 14 por ciento de todos los casos de tinnitus.

Las lesiones cervicales graves pueden desembocar en tinnitus. El estudio descubrió que las personas que habían sufrido una lesión cervical seria eran un 34 por ciento más propensas a sufrir tinnitus que la población general.

Se investigaron otros factores también. Se observó que las personas que padecen migraña tenían un 28 por ciento más de probabilidades de sufrir tinnitus. Por otro lado, la relación entre la pérdida de audición y el tinnitus parecía ser limitada. Para cada 10 decibelios de pérdida de audición, el riesgo de sufrir tinnitus aumentaba en un 11 por ciento.

El ruido relacionado con el trabajo es el factor más importante. Según el estudio, los individuos que trabajan con niveles de ruido “tolerables” son un 39 por ciento más propensos a sufrir tinnitus que la población general. En los lugares de trabajo donde las conversaciones normales quedan ahogadas por el ruido, el riesgo añadido aumenta en un 53 por ciento. No obstante, el riesgo de padecer tinnitus y pérdida de audición puede frenarse radicalmente con la utilización de tapones para los oídos o protectores auditivos.

Tinnitus de larga duración

El tinnitus de larga duración o crónico, de más de 6 meses de duración, es difícil de tratar. El mejor enfoque para el tinnitus, como con cualquier problema médico, es la prevención. Si estás más allá de la prevención, ten en cuenta la siguiente lista de posibles causas y qué evitar, ya que te ayudará a que tu tinnitus no empeore.

  • Los medicamentos recetados, incluso los medicamentos de venta libre (sin prescripción) – son los principales culpables. Los delincuentes primarios son el aspartamo (Nutrasweet), aspirina, esteroides, antidepresivos, ansiolíticos, antihistamínicos, medicamentos anticonvulsivos, antibióticos (en particular las cefalosporinas) y analgésicos. Si la iniciación del medicamento corresponde con la aparición del tinnitus… elimina el medicamento.
  • Algunos tipos de tinnitus se deben a problemas circulatorios, incluyendo la presión arterial baja. Asegúrate de que no tengas anemia, especialmente si también estás cansado/a, pálido/a y -en el caso de las mujeres- tienes menstruaciones pesadas. Con ese cuadro sintomático, también podríamos estar lidiando con hipotiroidismo.
  • Asegúrate que tampoco tengas la presión arterial elevada, que a menudo no se detecta.
  • Otros factores que no necesariamente son la causa, pero que pueden afectar este tipo de condición, son los siguientes: Un perfil lipídico desequilibrado, alergias a los alimentos, diabetes, una infección de oído, “ATM” (síndrome de disfunción de la articulación temporomandibular); puede haber un problema estructural. Una lesión en la cabeza, el tímpano perforado, otosclerosis, un quiste (colesteatoma) en cualquier parte del oído o canal, consumo excesivo de nicotina o cafeína.
  • Ambientes sucios. Estar expuesto a ambientes poco salubres, con exceso de humedad, polvo, moho, puede llevar a infecciones de las vías respiratorias superiores y con ello afectar al oído.
  • Uso de laptops por muchas horas. La postura asumida para trabajar con laptops puede causar problemas de dolores de hombros, cuello, cabeza e incluso tinnitus. (Véase también Tinnitus de programador, grillos y zumbidos en el oido)
  • Por último, pero no menos importante, escuchar música muy fuerte, el uso de dispositivos con auriculares pequeños que van en el canal son particularmente peligrosos. Música muy alta en las clases del gimnasio, en el carro, y en el hogar, incluyendo la televisión. El daño a las células ciliadas del oído interno puede ser irreversible. ¡Protege tus oídos!

Si el inicio de tu tinnitus es más reciente, y ninguna de las anteriores es una causa posible, un virus en el oído interno es la causa más probable.

Suplementos que ayudan a curar el tinnitus

Zinc

El zinc, un mineral esencial para el cuerpo, es más abundante en la cóclea, la parte auditiva del oído interno. El mineral se encuentra en los alimentos como las ostras, la carne roja, pescado, aves y granos enteros. La actividad antioxidante del zinc puede ayudar a proteger las células del daño causado por los radicales libres, compuestos que pueden dañar las células y proteínas mediante la alteración de su estructura química. Los estudios sobre el zinc y el tinnitus generalmente indican que el zinc es útil para el tinnitus relacionado con la pérdida de la audición relacionado con la edad. La dosis recomendada diaria oficial es de unos 30-50 mg, pero puedes tomar 150 mg al día sin problema si sufres de tinnitus, más de ahí sería un exceso.
Precauciones en con Zinc: La suplementación con zinc oral de más de 150 mg por día, por un lapso de tiempo prolongado, puede dar lugar a efectos secundarios tales como sabor metálico en la boca, molestias gastrointestinales, letargo y sangre en la orina. La ingesta de suplementos de zinc en exceso de 300 mg por día puede debilitar el sistema inmunológico.

Vitamina B12

La vitamina B12 es una vitamina soluble en agua que juega un papel importante en la función neurológica y la formación de glóbulos rojos. También desempeña un papel en la prevención o el tratamiento de condiciones médicas, incluyendo la demencia y la enfermedad cardiovascular. Los resultados de un estudio de personal del ejército con tinnitus crónico, identificó una relación entre la deficiencia de vitamina B12 y disfunción auditiva. Los autores también encontraron que la suplementación con vitamina B12  mejoró los síntomas en pacientes con tinnitus.

La deficiencia de vitamina B12 se ha encontrado ser un factor común en las personas expuestas a ruidos fuertes, y que han desarrollado el tinnitus y pérdida de audición en el trabajo.

Muchos testimonios y evidencia anecdótica reclama que tan sólo 100 mcg al día por vía oral de vitamina B12 puede ser eficaz después de varias semanas para tratar el tinnitus.

La vitamina B12 también se puede obtener consumiendo vegetales fermentados.

¿Qué debemos evitar para no empeorar el tinnitus?

  • Alcohol: evitar el  tabaquismo y el consumo de alcohol ya que se cree que son parte de la causa de los sonidos en los oídos.
  • Aspirina: trata de no consumir aspirina (ácido acetilsalicílico), que se deriva del ácido salicílico. La aspirina es conocida por causar zumbidos en los oídos en algunas personas.
  • Sal: El alto consumo de sal (sal refinada) puede aumentar la presión arterial, causando tinnitus e hipertensión. Si eres susceptible a los efectos del sodio, reducir el consumo de sal es un paso importante para ayudar a bajar la presión arterial y, posiblemente, reducir la intensidad de los zumbidos en los oídos.
  • Los ruidos fuertes: evita la exposición a ruidos y música fuertes para proteger los oídos. Los ruidos fuertes pueden causar daños adicionales a la oreja, y ser extremadamente doloroso para las personas con tinnitus.
  • Azúcar: los estudios han demostrado que del 84% al 92% de las personas con tinnitus tienen un trastorno en el metabolismo de azúcar conocido como hiperinsulinemia. Este se caracteriza por el aumento de los niveles de insulina en el torrente sanguíneo. En sí mismo, esto no es una condición peligrosa. Sin embargo, es el primer paso en el largo camino resbaloso a la diabetes tipo II. La hiperinsulinemia se produce cuando el cuerpo se vuelve insensible a la insulina e ineficaz en la entrega de azúcar a las células, donde se necesita. Por lo tanto el páncreas produce cada vez más insulina con el fin de procesar azúcar en la sangre. Investigadores de la Universidad Federal de Brasil realizaron un estudio clínico, tratando los pacientes de tinnitus con una dieta adecuada para diabéticos. Durante un período de dos años se les dió instrucciones a comer cada tres horas para prevenir la hipoglucemia; evitar el azúcar refinada y carbohidratos simples; restringir la ingesta de alimentos ricos en grasas, especialmente grasas saturadas o hidrogenadas; tomar no más de 2 tazas de café al día, limitar el consumo de bebidas alcohólicas y beber cuatro a seis vasos de agua por día. Al final del estudio, 76% de los participantes que observados siguiendo la dieta, tuvieron de una mejoría moderada a resolución completa de su tinnitus.

Enlaces relacionados:





¿Te pareció útil este artículo? Deja tus comentarios abajo y compártelo en tus redes




Referencias:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *