Alimentos que se deben evitar cuando se tienen miomas

Compartir este post

¿Qué relación hay entre los miomas y alimentación? Si bien no existe una manera infalible de evitar los fibromas, una vez que te hayan diagnosticado estos tumores benignos, existen ciertos alimentos que pueden ayudar. Y hay otros que debes evitar, ya que los cambios en la dieta pueden ayudar a controlar su crecimiento.

¿Por qué es este el caso? Equilibrar los niveles hormonales puede ayudar a controlar el desarrollo y los síntomas de los fibromas, ya que las hormonas, en particular el estrógeno, son una de las principales causas del desarrollo y crecimiento de nuevos fibromas. Y una forma fácil y no invasiva de equilibrar tus hormonas es a través de simples cambios en tu dieta.

¿Qué son los miomas?

Los miomas (también llamados fibromas) son tumores benignos de la capa muscular del útero. Esta capa es la más externa de las dos que hay en la matriz y es la responsable de las contracciones durante el parto. Son tumores muy frecuentes y se calcula que están presentes en más del 50% de las mujeres.

Alimentos que se deben evitar cuando se tienen miomas

Si estás tratando de controlar tus fibromas y mantener o reducir su tamaño actual, equilibrar tus hormonas de forma natural es un excelente primer paso. Tu dieta tiene una fuerte influencia en tus niveles hormonales, por lo que es una de las primeras (y más fáciles) áreas para aplicar cambios.

Para obtener los mejores resultados en el manejo de tus fibromas, intenta restringir los siguientes alimentos y bebidas de tu dieta:

  • Carnes procesadas con alto contenido de grasa: se sabe que la carne roja procesada tiene un alto contenido de hormonas añadidas, particularmente estrógeno.
  • Productos lácteos con alto contenido de grasa: los productos lácteos convencionales pueden contener altos niveles de esteroides, hormonas y otras sustancias químicas que promueven la inflamación.
  • Alimentos con alto contenido de sal: los alimentos con alto contenido de sal son duros para el hígado, que es el órgano más responsable de eliminar toxinas y equilibrar las hormonas.
  • Carbohidratos refinados: se sabe que los alimentos blancos como la pasta, el pan blanco, el arroz blanco, los pasteles y las galletas alteran los niveles de estrógeno, lo que hace que los fibromas aumenten de tamaño. Los cereales en caja, las papas fritas y todo lo que contenga jarabe de maíz también pueden causar problemas, porque elevan los niveles de azúcar en la sangre, lo que hace que el cuerpo produzca más insulina.
  • Alimentos que contienen glutamato monosódico (MSG): si bien los hechos son inciertos, algunas pruebas vinculan este potenciador del sabor (común en la comida para llevar) con la obesidad y el aumento de peso. Y, dado que la obesidad interfiere con tus niveles hormonales, puede aumentar tu riesgo de fibromas.
  • Soja. La soja contiene fitoestrógenos. Estos son compuestos que actúan como estrógeno en tu cuerpo. Si bien esto puede ser útil si lucha contra los niveles bajos de estrógeno, son un desafío para los fibromas. Eso se debe a que los niveles altos de estrógeno parecen estimular el crecimiento de los fibromas.
  • Azúcar refinada: el alto consumo de azúcar puede provocar inflamación y aumento de peso; existe una asociación entre el aumento de peso y el desequilibrio hormonal.
  • Cafeína: demasiada cafeína ejerce una presión adicional sobre el hígado, lo que impide que el órgano funcione como debería (piensa: ¡equilibrar las hormonas!)
  • Alcohol: el consumo excesivo de alcohol puede provocar inflamación del cuerpo y una función inmunológica reducida. Reducir o eliminar el alcohol puede ayudar a promover un equilibrio saludable de hormonas.

Dieta para miomas, alimentos que se pueden comer

Si ya te sientes restringida con solo mirar la lista anterior de alimentos que no se deben comer, no te asustes: hay muchas opciones que pueden ayudarte a llenar esos vacíos que estás eliminando.

¿Se pueden reducir miomas con la alimentación? La siguiente lista no asegura que se reduzcan los miomas, pero si es muy posible que ayuden a mejorar tu salud general mientras cuentas con un tratamiento para ayudar a mantener los fibromas bajo control:

Comidas orgánicas

  • Alimentos ricos en fibra, incluidas las verduras crucíferas como el brócoli. (Estos pueden frenar tu apetito, por lo que come menos y puedes perder peso. Y eso es importante, porque perder peso puede frenar los síntomas de los fibromas).
  • Vegetales de hoja verde. Alimentos ricos en betacaroteno (como zanahorias y batatas). Estos también pueden ayudar a aumentar tu fertilidad, algo que puede verse afectado por el crecimiento de fibromas.
  • Alimentos ricos en hierro (como carne de res alimentada con pasto y legumbres)
  • Semillas de lino
  • Quinua
  • Cereales integrales
  • Manzanas y cítricos. Los estudios muestran que las mujeres que comen dos o más porciones de frutas cítricas al día reducen el riesgo de miomas.
  • Los suplementos también pueden ayudar a reducir o mantener el tamaño de los fibromas. Vitex, aceite de pescado y complejo B son algunos suplementos conocidos por crear un mejor equilibrio hormonal. Además, los ácidos grasos del aceite de pescado (o del pescado de agua fría) pueden ayudar a combatir la inflamación que podría contribuir al crecimiento de los fibromas. Asegúrate de hablar con tu médico antes de introducir nuevos suplementos en tu dieta.

Posibles beneficios de las raíces de la medicina china

Si bien la investigación en esta área está menos disponible, ciertas preparaciones a base de hierbas pueden ayudarte a controlar los síntomas. Estas hierbas pueden ayudar a controlar el tamaño de los fibromas:

  • Ramita de canela
  • Poria
  • Raíz de peonía y raíz de peonía roja
  • Corteza de raíz de peonía
  • Además, los compuestos del té verde pueden ayudar a reducir el tamaño de los fibromas. Y tomar aceite de ricino podría ayudarte a aliviar el estreñimiento relacionado con los fibromas.

Alimentación y miomas, receta amigable

¿Quieres cocinar algo con ingredientes que ayudan a tu tratamiento?



Ingredientes

  • 3 manojos de zanahorias baby arcoíris.
  • 1 cda aceite de oliva
  • 1/2 cdta sal kosher
  • 2 cdas de cebollín cortado fino

Preparación

  • Mezcla las zanahorias, aceite de oliva y sal kosher, coloca en una bandeja
  • Hornear: organiza en una sola capa y asa a  230 Celcius, volteándolas una vez, hasta que estén tiernas y ligeramente doradas, unos15 minutos
  • Retirar y espolvorear con sal y cebollino picado

 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


Compartir este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.