Beneficios de los ejercicios de Kegel para mujeres

Los ejercicios de Kegel se han convertido en parte de la conversación habitual entre las mujeres, sin embargo, muchas mujeres aún no están seguras de qué es exactamente un Kegel. Además, muchos desconocen los muchos beneficios que los ejercicios de Kegel para mujeres puede tener sobre la salud y el bienestar en general. Aquí tienes una breve guía de tres pasos para hacer correctamente los ejercicios de Kegel.

¿Qué son los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel pueden prevenir o controlar la incontinencia urinaria y otros problemas del suelo pélvico.

Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos del piso pélvico, que sostienen el útero, la vejiga, el intestino delgado y el recto. Puedes hacer los ejercicios de Kegel, también conocidos como entrenamiento de los músculos del suelo pélvico, casi en cualquier momento.

Comienza por comprender lo que los ejercicios de Kegel pueden hacer por ti, luego sigue estas instrucciones para contraer y relajar los músculos del piso pélvico.

Cómo hacer los ejercicios de Kegel

1. Encuentra los músculos adecuados

Para identificar los músculos del suelo pélvico, detén la micción a mitad de camino. Una vez que hayas identificado los músculos del suelo pélvico, puedes hacer los ejercicios en cualquier posición, aunque puede que te resulte más fácil hacerlos acostada al principio.

Belle Vie Equilibrio hormonal saludable para la mujer

2. Perfecciona tu técnica

Para hacer ejercicios de Kegel, imagina que estás sentada en una canica y tensa los músculos pélvicos como si estuvieras levantando la canica. Pruébalo durante tres segundos a la vez, luego relájate y cuenta hasta tres.

3. Mantén tu enfoque

Para obtener mejores resultados, concéntrate en tensar solo los músculos del piso pélvico. Ten cuidado de no flexionar los músculos de tu abdomen, muslos o nalgas. Evita contener la respiración. En cambio, respira libremente durante los ejercicios.
Repite tres veces al día. Trata de realizar al menos tres series de 10 a 15 repeticiones al día.

No adquieras el hábito de utilizar los ejercicios de Kegel para iniciar y detener el flujo de orina. Hacer los ejercicios de Kegel mientras vacías la vejiga puede provocar un vaciado incompleto de la vejiga, lo que aumenta el riesgo de una infección del tracto urinario.

Cuando hacer tus ejercicios de Kegel

Haga que los ejercicios de Kegel formen parte de tu rutina diaria. Puedes hacer los ejercicios de Kegel discretamente en cualquier momento, ya sea que esté sentada en su escritorio o relajándote en el sofá.

Cuando tienes problemas

Si tienes problemas para hacer los ejercicios de Kegel, no te avergüences de pedir ayuda. Tu médico u otro proveedor de atención médica pueden brindarte comentarios importantes para que aprendas a aislar y ejercitar los músculos correctos.

En algunos casos, los conos vaginales ponderados o la biorretroalimentación pueden ayudar. Para usar un cono vaginal, lo insertas en su vagina y usa contracciones de los músculos pélvicos para mantenerlo en su lugar durante tus actividades diarias. Durante una sesión de biorretroalimentación, tu médico u otro proveedor de atención médica inserta un sensor de presión en tu vagina o recto. A medida que se relaja y contraen los músculos del suelo pélvico, un monitor medirá y mostrará la actividad del suelo pélvico.

Beneficios  de los ejercicios de Kegel para mujeres

1. Los ejercicios de Kegel pueden hacer que el sexo sea genial para ti y tu pareja

Cuando se trata de sexo, los ejercicios de Kegel hacen que la vagina se sienta más tensa y pueden ayudar a mejorar la intensidad del orgasmo. Los músculos del suelo pélvico son vitales cuando se trata del orgasmo.

Son los responsables de las placenteras contracciones que se sienten en los genitales cuando se produce un orgasmo. Cuando los músculos del suelo pélvico están sanos, los orgasmos son más intensos y duran más. Las mujeres que tienen dificultades para alcanzar el orgasmo pueden tener músculos débiles del suelo pélvico.

El ejercicio de los músculos del suelo pélvico aumenta el flujo sanguíneo a la región pélvica. La circulación sanguínea mejorada aumenta la excitación sexual, la lubricación y la capacidad de llegar al orgasmo.

Del mismo modo, un piso pélvico fuerte permite a las mujeres agarrar a su pareja con más fuerza durante la penetración, lo que a menudo es más placentero para su pareja.

Los músculos flexibles del suelo pélvico también permiten una penetración vaginal cómoda. Las mujeres que experimentan una penetración dolorosa deben consultar a un fisioterapeuta pélvico, ya que pueden estar experimentando vaginismo, que es la contracción involuntaria a menudo dolorosa de los músculos vaginales.

El vaginismo es una afección tratable y un buen entrenamiento puede conducir a una relación sexual placentera sin dolor pélvico. Fortalezca los músculos del suelo pélvico con el sistema de ejercicios de peso vaginal Intimate Rose.

2. Los ejercicios de Kegel pueden ayudar al estado físico general

Los hábitos de estilo de vida de estar sentada durante mucho tiempo, movimientos repetitivos, lesiones y embarazo pueden causar estragos en tu cuerpo de varias maneras. Estar sentada durante un tiempo prolongado puede provocar un desacondicionamiento general tanto en la aptitud aeróbica como en la fuerza.

El estiramiento de los músculos abdominales durante el embarazo puede debilitar su núcleo. Cargar el peso de una barriga embarazada puede empujar su centro de gravedad hacia adelante y causar dolor lumbar. Y las hormonas del embarazo hacen que los ligamentos se aflojen, lo que aumenta la probabilidad de sufrir torpeza y lesiones.

Además, el aumento de peso es común en las vidas ocupadas del trabajo, el cuidado de los niños y las actividades sociales. El ejercicio regular puede mitigar algunos de los efectos y ayudarlo a recuperarse más rápido después del parto.

Debido a que el piso pélvico se debilita con una sesión prolongada, una lesión en la cadera, la espalda baja o la pelvis, y durante el parto, es esencial agregar ejercicios del piso pélvico a su rutina de ejercicios regular. Un suelo pélvico tonificado puede reducir el riesgo de prolapso de órganos pélvicos, incontinencia y relaciones sexuales dolorosas.

3. Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a la salud pélvica general durante la menopausia

Durante la menopausia, los niveles fluctuantes de estrógeno pueden provocar un menor flujo sanguíneo en los músculos del piso pélvico y una disminución general del tono muscular. Imagínate el suelo pélvico como una esponja jabonosa que está exprimiendo con agua corriente limpia; exprime el jabón y luego permite que la esponja se llene de agua fresca mientras afloja su agarre.

Esto es lo que hacen los ejercicios de Kegel por sus tejidos: exprimir la sangre vieja y extraer sangre fresca para ayudar con el proceso de restauración y fortalecimiento.

4. Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a recuperarse del parto

Ya sea que hayas dado a luz a tu bebé por vía vaginal o por cesárea, los músculos del piso pélvico pueden debilitarse por el embarazo. Esta debilidad puede exacerbarse con el parto vaginal, lo que puede provocar desgarro de los músculos y posiblemente una episiotomía.

La buena noticia es que estos músculos se curarán como lo haría cualquier otro músculo, y responderán a los ejercicios de Kegel con una fuerza mejorada tal como lo harían otros músculos.

Puedes comenzar a fortalecer el piso pélvico antes de quedar embarazada y continuar fortaleciéndolo durante el embarazo realizando los ejercicios de Kegel, siempre y cuando no experimentes contracciones del útero mientras los realizas.

Si estás embarazada, es importante que hables sobre tu programa de ejercicios con tu proveedor de atención médica.

5. Los ejercicios de Kegel pueden reducir el prolapso de órganos pélvicos (POP)

El prolapso de órganos pélvicos (POP) es una afección en la que uno o más de los órganos pélvicos presionan contra las paredes de la vagina. Esto generalmente ocurre después de que los músculos del piso pélvico o sus ligamentos se han estirado o debilitado, como después del embarazo y el parto.

Las mujeres también pueden desarrollar POP por levantar objetos pesados ​​durante mucho tiempo para trabajar o hacer ejercicio y por afecciones más crónicas como estreñimiento, períodos de tos intensa u obesidad. El prolapso de órganos pélvicos no pone en peligro la vida, pero puede causar dolor, miedo y problemas con la vejiga o el intestino. También puede conducir a una disminución general del disfrute de la vida.

El prolapso de órganos pélvicos es una condición caracterizada por una sensación de presión en la pelvis o la vagina. A menudo, los órganos descendidos se pueden sentir en varios grados colocando un dedo en la abertura vaginal.

También se pueden ver usando un espejo de mano para observar la abertura vaginal. Puede sentir como si los órganos pélvicos se hubieran vuelto pesados ​​o como si se estuvieran cayendo del cuerpo. La sensación de presión puede empeorar por la noche o después de hacer ejercicio o esfuerzo físico como levantar objetos pesados.

No es raro experimentar goteos extraños después de orinar, especialmente cuando te levantas del baño para subirte la ropa interior o los pantalones con cremallera.

El POP es causado por el desgarro y el debilitamiento de los propios músculos del piso pélvico o de los tendones que suspenden los órganos. Se estima que el 50% de las mujeres que han tenido un hijo experimentarán prolapso hasta cierto punto.

La edad también es un factor en el desarrollo de POP en el 50% de las mujeres que tienen 50 años o más.

Los pujos prolongados durante el trabajo de parto y el parto (pujar durante más de dos horas y media), el desgarro del suelo pélvico durante el parto y el parto de un bebé grande son todos factores que pueden provocar un prolapso.

Las mujeres que están en su segundo, tercer o más parto tienen mayor riesgo de que ocurra POP. Las mujeres que se han sometido a una cesárea también pueden experimentar POP en algunos casos, especialmente si empujaron durante el trabajo de parto antes de someterse a una cesárea.

Deben evitarse las sentadillas, los abdominales y el levantamiento de objetos pesados, ya que esto puede provocar un empeoramiento del prolapso. El POP se clasifica en función de qué órgano u órganos han caído en el cuenco pélvico.

Un uretrocele es un prolapso de la uretra a través de la pared vaginal anterior inferior, mientras que un cistocele es un prolapso de la vejiga a través de la pared vaginal anterior superior.

Un prolapso uterovaginal es el descenso del útero, el cuello uterino y la parte superior de la vagina. Un rectocele es un prolapso del recto hacia la pared inferior de la vagina, mientras que un enterocele es el prolapso de la parte superior de la espalda de la vagina que involucra partes del intestino delgado.

La buena noticia es que los ejercicios de Kegel pueden ayudar a fortalecer los músculos del piso pélvico para un mejor soporte de los órganos pélvicos y la reducción del prolapso. Los niveles bajos de prolapso se pueden curar por completo y los niveles moderados de prolapso se pueden reducir hasta el punto en que no interfieran con las actividades de la vida diaria.

6. Los ejercicios de Kegel pueden curar la fuga de la vejiga

Los músculos del suelo pélvico sostienen la vejiga, el útero y el recto. Cuando estos músculos no son fuertes y coordinados, la vejiga y el cuello de la vejiga tienen menos apoyo y cierre alrededor del esfínter. Esto puede resultar en incontinencia.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es una fuga de la vejiga que ocurre con movimientos vigorosos como ejercicios, levantar objetos pesados ​​o al toser, estornudar o reír. Los ejercicios de Kegel son la mejor cura para la incontinencia urinaria.

7. Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a desarrollar un mejor soporte para la espalda y la cadera

Los músculos del suelo pélvico son un componente del núcleo interno, los músculos que sostienen el tronco y las caderas.

Estos músculos trabajan en coordinación con las capas profundas de los abdominales para sostener la columna y se conectan a los músculos rotadores profundos de la cadera para la estabilidad de la cadera. Cuando los músculos del suelo pélvico no tienen la fuerza y ​​la coordinación óptimas, puede afectar las articulaciones de la pelvis, el coxis y la parte inferior de la columna.

Se estima que el 38% de las mujeres con pérdida urinaria también experimentan dolor lumbar, y los ejercicios de Kegel abordan ambas afecciones.

Cuando esperar resultados

Si haces ejercicios de Kegel con regularidad, puedes esperar resultados, como pérdidas de orina menos frecuentes, en unas pocas semanas o unos meses. Para obtener beneficios continuos, haz de los ejercicios de Kegel una parte permanente de tu rutina diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *