Beneficios de los ejercicios Kegel para hombres

¿Ejercicios Kegel para hombres? ¿Es posible y por qué deberías hacerlos? Estos ejercicios del suelo pélvico son posibles y son recomendados para hombres de mayor edad y en muchas situaciones.

Los ejercicios Kegel para hombres pueden ayudar a mejorar el control de la vejiga y, posiblemente, a mejorar tu desempeño sexual.

Cómo hacer ejercicios Kegel para hombres

Guía paso a paso para realizar ejercicios de Kegel para hombres
¿Pueden los hombres hacer ejercicios  Kegel?

Los hombres pueden hacer ejercicios  Kegel. Estos ejercicios ayudan a fortalecer el suelo pélvico.

Las mujeres hacen ejercicios  Kegel por varias razones, incluso para ayudar a prepararse para el embarazo y prevenir el prolapso de órganos pélvicos. Para las mujeres, estos ejercicios fortalecen el área que sostiene la vejiga, el intestino y el útero.

Los hombres también tienen suelo pélvico. Para los hombres, el piso pélvico son los músculos, nervios y tejido que sostienen el recto, la vejiga y la próstata en el área pélvica. Si bien es menos probable que los hombres experimenten un prolapso severo, el fortalecimiento de esa área en los hombres tiene muchos beneficios.

¿Qué hacen los ejercicios Kegel por los hombres?

El suelo pélvico es una pieza de músculo muy importante que a menudo se ignora y que necesita ejercitarse de forma muy similar a otros músculos del cuerpo. Existen numerosas razones para hacer los ejercicios  Kegel para hombres.

Los beneficios incluyen combatir algunos de los problemas que resultan de un piso pélvico débil, a saber, incontinencia y pérdida de orina y heces. Pero los hombres suelen hacer ejercicios Kegel para mejorar lo siguiente:


Encuéntralo en Amazon:

  • Acelera la recuperación después de la extirpación quirúrgica de la próstata.
  • Controla el dolor de próstata como resultado de la hiperplasia prostática benigna (HPB) u otras formas de inflamación de la próstata.
  • Ayuda a combatir los síntomas de afecciones como vejiga hiperactiva o diabetes.
  • Obtienen un mejor control de la vejiga y el flujo de orina.
  • Ayuda con el goteo que a veces puede ocurrir después de orinar.
  • Ayuda con la incontinencia fecal y los gases.
  • Ayuda con otras disfunciones del suelo pélvico.
  • Mejorar la salud sexual en general; las personas han informado de un mayor control de la eyaculación y un orgasmo más agradable.
  • Un suelo pélvico débil puede ser el resultado de cirugías, estreñimiento, levantar objetos pesados, tensión a largo plazo (como toser por fumar) y envejecimiento natural.

Los pacientes en esas categorías deben tener especial cuidado para asegurarse de que están involucrando los músculos correctos y fortaleciendo el área correcta.

¿Cómo sé que estoy comprometiendo los músculos del suelo pélvico?

Dado que es un área del cuerpo masculino que rara vez se usa, puede ser un poco difícil determinar si estás comprometiendo los músculos correctos. Debes sentir que los músculos del interior de la pelvis se contraen y se elevan.

Trabajar los músculos incorrectos puede no generar beneficios positivos o provocar tensión en diferentes partes del cuerpo, por lo que es importante involucrar los músculos correctos.

Aquí hay algunas formas diferentes de encontrar los músculos del piso pélvico:

  • Mientras orinas, intenta detener e  iniciar el chorro de orina unas cuantas veces a la mitad del vaciado de la vejiga. Ten en cuenta que esto NO es cómo hacer ejercicios Kegel para hombres, sino simplemente cómo encontrar los músculos correctos. Evita hacer esto repetidamente, ya que puede afectar la salud de tu vejiga.
  • Aprieta los músculos que usas para evitar expulsar gases. Los músculos correctos deben tener una sensación de tirón. Intenta hacer esto sin apretar tus nalgas.
  • Párete desnudo frente a un espejo e intenta tensar el suelo pélvico. Si lo estás haciendo bien, verás que el pene se contrae y el escroto se levanta.
  • Los hombres generalmente necesitan hacer los ejercicios tres veces al día durante aproximadamente un mes para ver algunos de los beneficios de los ejercicios Kegel.

Para los hombres que no han bloqueado los músculos correctos, es posible que no haya impacto. Programa un tiempo con un urólogo de confianza para asegurarte de que estás activando los músculos correctos y habla sobre tus otros problemas del suelo pélvico.

¿Cuáles son algunos ejercicios de Kegel para hombres?

Antes de comenzar con los ejercicios, ten en cuenta algunas cosas:

Es importante involucrar los músculos correctos.

  • No empujes hacia abajo; imagina que estás tratando de levantar los músculos. Además, no aprietes las nalgas, el estómago ni los muslos.
  • Recuerda respirar normalmente. Si sientes que se acerca un dolor de cabeza, recuerda respirar y considera tomar un descanso.
  • Si sientes  que tienes dolor de estómago, es posible que estés sobre compensando con otros músculos.
  • Asegúrate de que tu vejiga esté vacía antes de comenzar a hacer los ejercicios Kegel masculinos.
  • NO intentes realizar los ejercicios  Kegel con un catéter flexible.

Ejercicio n° 1

Este ejercicio lo puedes realizar tumbado, de pie o a cuatro patas. A muchas personas les resulta más fácil intentar acostarse primero o acostarse de lado. A medida que mejoras, es posible que puedas hacerlo mientras estás sentado o incluso caminando.

  • Aprieta y mantén el músculo del suelo pélvico durante unos cinco segundos.
  • Relaja completamente los músculos pélvicos, soltándolos.
  • Repite este proceso de 10 a 20 veces para una rutina completa Kegel.
  • Esta rutina debes realizarla de tres a cuatro veces al día.

Ejercicio n° 2

Este ejercicio es como un Kegel más rápido.

  • Aprieta los músculos del suelo pélvico lo más rápido posible y suéltelos de inmediato.
  • Descansa de tres a cinco segundos.
  • Repite este movimiento de «apretar y soltar» de 10 a 20 veces.
  • Haz esta rutina aproximadamente dos veces al día.
  • Estos son los ejercicios Kegel más básicos.

La salud de los hombres también puede verse afectada positivamente por otros tipos de trabajo del piso pélvico, como la postura del puente en el yoga o las sentadillas, pero estos ejercicios no debes intentarlo con muchos pacientes sin la supervisión de un fisioterapeuta primero.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *