Causas de la anemia, síntomas y tratamiento

La anemia es una afección en la que el número de glóbulos rojos sanos en la sangre es más bajo de lo normal. ¿Por qué son importantes los glóbulos rojos? Los glóbulos rojos transportan oxígeno por todo el cuerpo, por lo que la escasez de estas células puede ser grave.

La anemia por deficiencia de hierro es el tipo más común. Comúnmente afecta a niños y mujeres de todas las edades, especialmente a las mujeres que están menstruando. Se estima que al menos 2 de cada 10 mujeres en América del Norte no tienen suficiente hierro en su sangre.

También puede afectar seriamente a los hombres cuando es causada por pólipos en el colon, cáncer de colon u otras neoplasias (cánceres) gastrointestinales (GI). La anemia por deficiencia de hierro es a menudo una de las primeras señales de advertencia de que una persona puede tener una neoplasia maligna gastrointestinal.

La anemia

Tipos de anemia

La anemia falciforme

Es otro tipo de anemia conocido . Esta condición afecta a millones de personas en todo el mundo. Es una enfermedad hereditaria, transmitida a los niños por los padres con el material genético alterado. Las personas más comúnmente afectadas son las de ascendencia africana, del Medio Oriente, mediterránea o india. Cada año, 1 de cada 12 bebés de ascendencia africana nacen con un potencial genético para transmitir la anemia falciforme a sus hijos. Se estima que 1 de cada 400 bebés de ascendencia africana tendrá la enfermedad.

La anemia aplásica

Es una forma de anemia donde la médula ósea deja de producir todo tipo de células sanguíneas. Este tipo de anemia es muy grave, pero afortunadamente rara. Afecta de 2 a 12 de cada 1 millón de personas cada año. La anemia aplásica ocurre tanto en adultos como en niños.

La anemia por enfermedad crónica

Es la segunda forma más común de anemia en todo el mundo. Es una forma leve de anemia que ocurre con personas que tienen enfermedades que duran más de 1 a 2 meses. Dichas enfermedades incluyen tuberculosis, VIH, cáncer, enfermedad renal, trastornos reumatológicos y enfermedad hepática.

La anemia perniciosa

Es una forma de anemia más común en las personas mayores y es causada por la falta de ingesta dietética o la mala absorción de vitamina B12 de su dieta. También es una condición común que se observa en los alcohólicos.

Causas de la Anemia

La anemia no es una enfermedad real, es una condición causada por algún otro problema. Incluso la leve debe ser evaluada por su médico para determinar la causa subyacente.

Hay tres formas básicas de desarrollar anemia:

1. Pérdida de sangre

La causa más común de anemia en América del Norte es la pérdida de sangre. Muchas mujeres están anémicas  generalmente porque sus dietas carecen de los nutrientes adecuados para reemplazar su pérdida de sangre mensual por el flujo menstrual.

Belle Vie Equilibrio hormonal saludable para la mujer

Otra causa frecuente es el sangrado gastrointestinal (GI) debido a enfermedades como colitis ulcerosa, diverticulitis y cáncer de colon. El uso de ciertos medicamentos como el ácido acetilsalicílico (ASA) y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) también pueden causar sangrado gastrointestinal.

Otras condiciones que pueden causar sangrado incluyen:

  • Úlceras gástricas
  • Hemofilia
  • Hemorroides
  • Anquilostomas.

2. Baja producción de glóbulos rojos saludables

El cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, una proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo. La hemoglobina es lo que le da a la sangre su color rojo. Además de la falta de hierro, también tiende a existir una falta de vitamina B12 y ácido fólico en la dieta. Estas deficiencias son menos comunes en América del Norte, pero aún ocurren. Las personas con mayores requerimientos de hierro incluyen bebés, mujeres embarazadas y adolescentes que atraviesan un período de crecimiento acelerado.

El sangrado lento también puede causar anemia por deficiencia de hierro. Incluso las personas sanas pierden una pequeña cantidad de sangre al día en sus heces. Una cantidad ligeramente mayor puede pasar desapercibida y, sin embargo, ser suficiente para causar anemia.

3. Enfermedades crónicas

La causa de la anemia por enfermedad crónica no se comprende completamente. Está relacionado con una disminución en la producción de glóbulos rojos.

Los eritrocitos individuales solo duran aproximadamente 4 meses y deben reemplazarse por otros nuevos, que se fabrican en la médula ósea.

La anemia aplásica se produce cuando la médula se destruye o se daña tanto que no puede producir suficientes glóbulos rojos. Algunos medicamentos y radioterapia pueden matar la médula ósea, pero la causa más común es una reacción autoinmune. Esto ocurre cuando las células que normalmente lo protegen contra la enfermedad atacan su propio tejido. En el 50% de los casos se desconoce la causa de la reacción autoinmune.

Otras condiciones que pueden destruir la médula ósea y causar anemia aplásica incluyen hepatitis viral y artritis reumatoide severa.

La anemia de Fanconi es una afección aplásica hereditaria rara en la cual la médula ósea es deficiente.

La anemia es común en personas con enfermedad renal grave. Esto se debe a que los riñones sanos producen una hormona llamada eritropoyetina, una hormona natural que hace que la médula ósea produzca más glóbulos rojos a medida que el cuerpo los necesita. Los riñones enfermos no pueden producir suficiente de esta hormona para mantener el cuerpo abastecido de glóbulos rojos, lo que conduce a la anemia.

4. Destrucción rápida de glóbulos rojos

La médula ósea sana solo puede producir tantos glóbulos rojos al mes. Si el cuerpo está destruyendo las células más rápido de lo que están hechas, se producirá anemia. Los glóbulos rojos viejos y “desgastados” se descomponen principalmente en el bazo, que es el órgano que filtra la sangre, la comprueba en busca de infección y elimina las sustancias indeseables. Algunas condiciones pueden hacer que el bazo se agrande. Una variedad de afecciones puede causar hiperesplenismo (agrandamiento del bazo), incluida enfermedad hepática, malaria, lupus o tuberculosis. Un bazo de gran tamaño puede atrapar y destruir incluso glóbulos rojos sanos, causando anemia.

La anemia falciforme y la talasemia son enfermedades hereditarias en las que los glóbulos rojos se deforman. Está muy extendida entre las personas de ascendencia africana, mientras que la talasemia tiende a darse en familias de ascendencia mediterránea. La anemia falciforme es una enfermedad genética que ocurre cuando las personas reciben una copia del gen de células falciformes de ambos padres, lo que produce eritrocitos deformes o en forma de media luna. El bazo los reconoce como anormales, y crece para hacer frente a la carga de trabajo adicional de matarlos. Esta destrucción de los glóbulos rojos causa anemia. Curiosamente, el gen que causa la enfermedad de células falciformes también le da a las personas resistencia o protección contra un parásito que causa la malaria.

También puede ser causada por una combinación de factores

La anemia es muy común en personas con cáncer. De hecho, aproximadamente la mitad de las personas con cáncer la desarrollan. Puede tener una variedad de causas diferentes, que incluyen tumores en la médula ósea, pérdida de sangre, mala nutrición, quimioterapia o radioterapia que dañan la médula ósea donde se producen los glóbulos rojos o una combinación de estos motivos.

En personas con enfermedad renal grave, la anemia es causada por una combinación de disminución de la producción de glóbulos rojos, disminución de la vida útil de los glóbulos rojos y pérdida de sangre relacionada con la diálisis.

Síntomas y complicaciones Anemia

Los síntomas de la anemia varían, dependiendo del grado de pérdida o escasez de glóbulos rojos. El sangrado menstrual o la deficiencia de hierro tienden a causar anemia crónica leve con síntomas de fatiga, palidez (color pálido de la piel), falta de aliento y debilidad. Las personas con deficiencia de hierro pueden experimentar ansias de comer hielo, arcilla, tierra u otras sustancias. Esto se conoce como pica. El tratamiento de la deficiencia de hierro resolverá la pica.

Si la anemia se debe a una pérdida de sangre importante, como en los casos de hemorragia gastrointestinal grave causada por úlceras, puede sentirse mareado y muy débil, especialmente si se pone de pie de repente.
La anemia severa puede causar que los tejidos y los órganos estén completamente privados de sangre y oxígeno. Cuando esto sucede, las células mueren rápidamente en un proceso llamado isquemia.

En la anemia de células falciformes, los glóbulos rojos, que normalmente tienen forma de disco, se convierten en hoz. Esta forma anormal de las células hace que se alojen en pequeños vasos sanguíneos, bloqueando el flujo sanguíneo normal. Las personas con esta enfermedad pueden presentar una isquemia grave en los pies, que a veces requiere amputación o en otros órganos, lo que causa dolor. Las personas afectadas tienen un alto riesgo de accidente cerebro vascular, ya que las células con forma de hoz pueden agruparse fácilmente, formando masas (coágulos) que bloquean el flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos del cerebro.

Para las personas con cáncer, los síntomas más comunes son generalmente fatiga y falta de aliento. Esto dificulta mantener los niveles y actividades de energía habituales, y puede tener efectos muy negativos en la vida diaria. Haciendo el diagnóstico Su médico le pedirá una muestra de sangre que se enviará al laboratorio para un nivel de hemoglobina. Esto mide la cantidad de gramos de hemoglobina por litro de sangre. También se analizará su sangre para determinar los niveles de glóbulos blancos, plaquetas y otros componentes sanguíneos. El laboratorio también analizará el tamaño y la forma de sus glóbulos rojos.

Los diferentes niveles y el aspecto de las células sanguíneas pueden decirle mucho al médico qué causa la anemia. Por ejemplo, los glóbulos rojos y blancos bajos sugieren una afección que afecta la médula ósea o el bazo. Luego, el médico evaluará otras condiciones, dependiendo de los resultados de su análisis de sangre inicial.

Tratamiento

El tratamiento para la anemia depende de la enfermedad subyacente que la causa. El sangrado severo generalmente se trata con transfusiones de sangre. También puede necesitar transfusiones regulares de sangre si tiene un tipo de anemia crónica grave (por ejemplo, anemia de Fanconi o anemia de células falciformes).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *