Encuentran por primera vez microplásticos en la sangre

Compartir este post

Ya es oficial, encuentran por primera vez microplásticos en la sangre. A muchos de nosotros quizá ya nos corre polvo de plástico por las venas.

Los resultados del último estudio que busca contaminantes microplásticos en tejidos humanos no deberían ser una sorpresa a estas alturas. Prácticamente ningún lugar en la Tierra está libre de la niebla de polímeros, después de todo, desde la montaña más alta hasta nuestros órganos más internos.

Sin embargo, saber que impregna nuestra propia sangre trae una nueva conciencia de cuánto desperdicio plástico se ha convertido en un problema ecológico en expansión.

¿Qué son  los microplásticos?

El plástico es el tipo más frecuente de contaminante marino que se encuentra en nuestro océano y en los Grandes Lagos. Los desechos plásticos pueden tener todas las formas y tamaños, pero los que tienen menos de cinco milímetros de largo (o aproximadamente el tamaño de una semilla de sésamo) se denominan «microplásticos».

Impacto de los microplásticos

Como campo de estudio emergente, todavía no se sabe mucho sobre los microplásticos y sus impactos. El Programa de desechos marinos de la NOAA está liderando los esfuerzos para investigar este tema. Se han desarrollado métodos de campo estandarizados para la recolección de muestras de microplásticos de sedimentos, arena y aguas superficiales, y se siguen sometiendo a pruebas. Eventualmente, los protocolos de campo y laboratorio permitirán comparaciones globales de la cantidad de microplásticos liberados al medio ambiente, que es el primer paso para determinar la distribución final, los impactos y el destino de estos desechos.

¿De dónde provienen los microplásticos?

Los microplásticos provienen de una variedad de fuentes, incluso de desechos plásticos más grandes que se degradan en piezas cada vez más pequeñas.

Además, las microesferas, un tipo de microplástico, son piezas muy pequeñas de plástico de polietileno fabricado que se agregan como exfoliantes a productos de salud y belleza, como algunos limpiadores y pastas dentales. Estas diminutas partículas pasan fácilmente a través de los sistemas de filtración de agua convencionales y terminan en el océano y los Grandes Lagos, lo que representa una amenaza potencial para la vida acuática

Oficialmente encuentran por primera vez microplásticos en la sangre

Investigadores de la Vrije Universiteit Amsterdam y el Amsterdam University Medical Center analizaron muestras de sangre tomadas de 22 donantes anónimos sanos en busca de rastros de polímeros sintéticos comunes de más de 700 nanómetros de ancho.

Después de que los investigadores hicieron todo lo posible para mantener su equipo libre de contaminantes y probar los niveles de plástico, dos métodos diferentes para identificar la composición química y las masas de partículas descubrieron evidencia de varias especies de plástico en 17 de las muestras.

Aunque las combinaciones exactas variaron entre las muestras, los microplásticos incluían tereftalato de polietileno (PET) que se usa comúnmente en ropa y botellas de bebidas, y polímeros de estireno que se usa con frecuencia en piezas de vehículos, alfombras y recipientes para alimentos.

En promedio, se midieron 1,6 microgramos de material plástico por cada mililitro de sangre, siendo la concentración más alta un poco más de 7 microgramos.

Los investigadores no pudieron dar un desglose preciso de los tamaños de las partículas debido a las limitaciones de los métodos de prueba. Sin embargo, es seguro suponer que las partículas más pequeñas cercanas al límite de 700 nanómetros del análisis serían más fáciles de absorber para el cuerpo que las partículas más grandes que superan los 100 micrómetros.

¿Cómo afectan los microplásticos a la salud?

Precisamente lo que todo esto significa para nuestra salud y bienestar a largo plazo no está del todo claro.

  • Por un lado, todavía hay mucho que simplemente no sabemos sobre los efectos químicos y físicos de los diminutos materiales plásticos que se encuentran entre nuestras células.
  • Los estudios en animales insinúan algunos efectos preocupantes, pero interpretar sus resultados dentro de un contexto de salud humana está lejos de ser sencillo.

No obstante, el problema es cada vez mayor, ya que los desechos plásticos que ingresan a nuestros océanos se duplicarán para 2040. A medida que todos esos zapatos, tenedores, etiquetas de pan, volantes y envoltorios de chocolate desechados se rompen, una mayor concentración de microplásticos pronto llegará a su lugar camino a nuestro torrente sanguíneo.

Si hubiese un nivel que los haría tóxicos, es posible que crucemos una línea en algún punto donde los rastros relativamente inofensivos de estireno y PET podrían comenzar a tener algunos efectos alarmantes en la forma en que crecen nuestras células. Especialmente durante el desarrollo.


«En general, también sabemos que los bebés y los niños pequeños son más vulnerables a la exposición a sustancias químicas y partículas«

Dick Vethaak, ecotoxicólogo de la Vrije Universiteit Amsterdam.


Teniendo en cuenta el pequeño número de voluntarios, es una prueba más de que el polvo producido por nuestro mundo sintético no es bien filtrado por nuestros pulmones e intestinos.



  • También está la cuestión de que si los plásticos flotan libremente en el plasma o han sido engullidos por los glóbulos blancos.
  • Cada escenario tendría ramificaciones sobre cómo se mueven las partículas y qué sistemas corporales podrían afectar más.

Se necesitará mucha más investigación en grupos más grandes y diversos para mapear cómo y dónde se propagan y acumulan los microplásticos en los humanos, y cómo nuestro cuerpo finalmente los descarta.

Fuente: Environment International.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


Compartir este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.