Qué es la diabetes, causas, síntomas y prevención

La diabetes se refiere a un grupo de enfermedades que afectan la forma en que su cuerpo usa el azúcar en sangre (glucosa). La glucosa es vital para su salud porque es una fuente importante de energía para las células que forman sus músculos y tejidos. También es la principal fuente de combustible de su cerebro. La causa subyacente de la diabetes varía según el tipo.

Qué es la diabetes

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía.

Las condiciones de diabetes crónica incluyen diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2.

  • En la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina.
  • En la diabetes tipo 2, la más común, el cuerpo no produce o no usa la insulina de manera adecuada.

Las condiciones de diabetes potencialmente reversibles incluyen prediabetes, cuando sus niveles de azúcar en sangre son más altos de lo normal, pero no lo suficientemente altos como para ser clasificados como diabetes, y diabetes gestacional, que ocurre durante el embarazo pero puede resolverse después del nacimiento del bebé.

Sin suficiente insulina, la glucosa permanece en la sangre

Independientemente del tipo de diabetes que tenga, puede provocar un exceso de azúcar en la sangre, y demasiada azúcar en la sangre puede provocar problemas de salud graves.

Síntomas de la diabetes

Los síntomas varían según el nivel de azúcar en sangre elevado. Algunas personas, especialmente aquellas con prediabetes o diabetes tipo 2, pueden no experimentar síntomas inicialmente. En la diabetes tipo 1, los síntomas tienden a aparecer rápidamente y ser más graves.

Algunos de los signos y síntomas de la diabetes tipo 1 y tipo 2 son:

  • Aumento de la sed Micción
  • Frecuente hambre extrema
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Presencia de cetonas en la orina (las cetonas son un subproducto de la degradación de los músculos y la grasa que ocurre cuando no hay suficiente insulina
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Visión borrosa
  • Llagas de curación lenta
  • Infecciones frecuentes, como infecciones de las encías o de la piel e infecciones vaginales.

Cuándo ver a un doctor

Si sospecha que usted o su hijo pueden tener diabetes. Si nota algún posible síntoma de diabetes, comuníquese con su médico. Cuanto antes se diagnostique la afección, antes podrá comenzar el tratamiento.
Si ya le diagnosticaron diabetes. Después de recibir su diagnóstico, necesitará un seguimiento médico cercano hasta que sus niveles de azúcar en sangre se estabilicen.

Causas de la diabetes

Para comprender la diabetes, primero debe comprender cómo se procesa normalmente la glucosa en el cuerpo.

Como funciona la insulina

La insulina es una hormona que proviene del páncreas, una glándula situada detrás y debajo del estómago.

El páncreas secreta insulina al torrente sanguíneo. La insulina circula y permite que el azúcar entre en las células. La insulina reduce la cantidad de azúcar en la sangre. A medida que baja el nivel de azúcar en sangre, también lo hace la secreción de insulina del páncreas.

El papel de la glucosa

La glucosa, un azúcar, es una fuente de energía para las células que forman los músculos y otros tejidos.

  • La glucosa proviene de dos fuentes principales: los alimentos y el hígado.
  • El azúcar se absorbe en el torrente sanguíneo, donde ingresa a las células con la ayuda de la insulina. Su hígado almacena y produce glucosa.
  • Cuando sus niveles de glucosa son bajos, como cuando no ha comido por un tiempo, el hígado descompone el glucógeno almacenado en glucosa para mantener su nivel de glucosa dentro de un rango normal.

Causas de la diabetes tipo 1

Se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1. Lo que se sabe es que su sistema inmunológico, que normalmente combate las bacterias o virus dañinos, ataca y destruye las células productoras de insulina en el páncreas. Esto lo deja con poca o ninguna insulina.

En lugar de ser transportado a las células, el azúcar se acumula en el torrente sanguíneo. Se cree que el tipo 1 es causado por una combinación de susceptibilidad genética y factores ambientales, aunque aún no está claro cuáles son exactamente esos factores. No se cree que el peso sea un factor en la diabetes tipo 1.


Publicidad

El #1 en respaldo Inmunitario

transfer factor el respaldo al sistema inmunitario

Fin de la publicidad


Causas de prediabetes y diabetes tipo 2

En la prediabetes (que puede conducir a la diabetes tipo 2) y en la diabetes tipo 2, sus células se vuelven resistentes a la acción de la insulina y su páncreas no puede producir suficiente insulina para superar esta resistencia. En lugar de pasar a las células donde se necesita para obtener energía, el azúcar se acumula en el torrente sanguíneo.

No se sabe exactamente por qué sucede esto, aunque se cree que los factores genéticos y ambientales también juegan un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 2.

El sobrepeso está estrechamente relacionado con el desarrollo de diabetes tipo 2, pero no todas las personas con tipo 2 tienen sobrepeso.

Causas de la diabetes gestacional

Durante el embarazo, la placenta produce hormonas para sostener su embarazo. Estas hormonas hacen que sus células sean más resistentes a la insulina.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de diabetes dependen del tipo de diabetes.

Factores de riesgo de diabetes tipo 1

Aunque se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1, los factores que pueden indicar un aumento del riesgo incluyen:

  1. Historia familiar. Su riesgo aumenta si uno de sus padres o hermanos tiene diabetes tipo 1.
  2. Factores ambientales. Circunstancias como la exposición a una enfermedad viral probablemente desempeñen algún papel en la diabetes tipo 1.
  3. La presencia de células dañinas del sistema inmunológico (autoanticuerpos). A veces, los familiares de las personas con diabetes tipo 1 se someten a pruebas para detectar la presencia de autoanticuerpos contra la diabetes. Si tiene estos autoanticuerpos, tiene un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 1. Pero no todas las personas que tienen estos autoanticuerpos desarrollan diabetes.
  4. Geografía. Ciertos países, como Finlandia y Suecia, tienen tasas más altas de diabetes tipo 1.

Factores de riesgo de prediabetes y diabetes tipo 2

Los investigadores no comprenden completamente por qué algunas personas desarrollan prediabetes y diabetes tipo 2 y otras no. Sin embargo, está claro que ciertos factores aumentan el riesgo, entre ellos:

  • Peso: Cuanto más tejido graso tenga, más resistentes se volverán sus células a la insulina.
  • Inactividad. Cuanto menos activo sea, mayor será su riesgo. La actividad física le ayuda a controlar su peso, utiliza la glucosa como energía y hace que sus células sean más sensibles a la insulina.
  • Historia familiar. Su riesgo aumenta si uno de sus padres o hermanos tiene diabetes tipo 2.
  • Raza o etnia. Aunque no está claro por qué, ciertas personas, incluidas las personas negras, hispanas, indias americanas y asiáticoamericanas, corren un mayor riesgo.
  • Edad. Su riesgo aumenta a medida que envejece. Esto puede deberse a que tiende a hacer menos ejercicio, pierde masa muscular y aumenta de peso a medida que envejece. Pero la diabetes tipo 2 también está aumentando entre niños, adolescentes y adultos más jóvenes.
  • Diabetes gestacional. Si desarrolló diabetes gestacional cuando estaba embarazada, aumenta su riesgo de desarrollar prediabetes y diabetes tipo 2 más adelante. Si dio a luz a un bebé que pesó más de 9 libras (4 kilogramos), también corre el riesgo de padecer diabetes tipo.
  • Sindrome de Ovario poliquistico. Para las mujeres, tener síndrome de ovario poliquístico, una condición común caracterizada por períodos menstruales irregulares, crecimiento excesivo de cabello y obesidad, aumenta el riesgo de diabetes.
  • Hipertensión. Tener una presión arterial de más de 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg) está relacionado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2.
  • Niveles anormales de colesterol y triglicéridos. Si tiene niveles bajos de lipoproteínas de alta densidad (HDL), o colesterol “bueno”, su riesgo de diabetes tipo 2 es mayor.

Los triglicéridos son otro tipo de grasa que se transporta en la sangre. Las personas con niveles altos de triglicéridos tienen un mayor riesgo de diabetes tipo 2. Su médico puede informarle cuáles son sus niveles de colesterol y triglicéridos.

Factores de riesgo de diabetes gestacional

Cualquier mujer embarazada puede desarrollar diabetes gestacional, pero algunas mujeres tienen un riesgo mayor que otras. Los factores de riesgo de diabetes gestacional incluyen:

Edad. Las mujeres mayores de 25 años tienen un mayor riesgo.
Historia familiar o personal. Su riesgo aumenta si tiene prediabetes, un precursor de la diabetes tipo 2, o si un Familiar cercano, como un padre o un hermano, tiene diabetes tipo 2. También corre un mayor riesgo si tuvo Diabetes gestacional durante un embarazo anterior, si dio a luz a un bebé muy grande o si tuvo una muerte fetal inexplicable.
Peso. Tener sobrepeso antes del embarazo aumenta su riesgo.

Complicaciones

Las complicaciones a largo plazo de la diabetes se desarrollan gradualmente. Cuanto más tiempo tenga diabetes, y menos controlado su azúcar en sangre, mayor será el riesgo de complicaciones. Eventualmente, las complicaciones de la diabetes pueden ser incapacitantes o incluso potencialmente mortales. Las posibles complicaciones incluyen:

  • Enfermedad cardiovascular. La diabetes aumenta drásticamente el riesgo de diversos problemas cardiovasculares, incluida la enfermedad de las arterias coronarias con dolor de pecho (angina), ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y estrechamiento de las arterias (aterosclerosis). Si tiene diabetes, es más probable que tenga una enfermedad cardíaca o un derrame cerebral.
  • Daño a los nervios (neuropatía). El exceso de azúcar puede dañar las paredes de los diminutos vasos sanguíneos (capilares) que nutren los nervios, especialmente en las piernas. Esto puede causar hormigueo, entumecimiento, ardor o dolor que generalmente comienza en la punta de los dedos de los pies o de las manos y se extiende gradualmente hacia arriba.
  • Si no se trata, podría perder toda sensación de sensibilidad en las extremidades afectadas. El daño a los nervios relacionado con la digestión puede causar problemas con náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento. Para los hombres, puede provocar disfunción eréctil.
  • Daño renal (nefropatía). Los riñones contienen millones de pequeños grupos de vasos sanguíneos (glomérulos) que filtran los desechos de la sangre. La diabetes puede dañar este delicado sistema de filtrado. El daño severo puede provocar insuficiencia renal o enfermedad renal en etapa terminal irreversible, que puede requerir diálisis o un trasplante de riñón.
  • Daño ocular (retinopatía). La diabetes puede dañar los vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética), lo que puede provocar ceguera. La diabetes también aumenta el riesgo de otras afecciones graves de la vista, como cataratas y glaucoma. Daño en los pies.
  • El daño a los nervios en los pies o el flujo sanguíneo deficiente a los pies aumentan el riesgo de diversas complicaciones en los pies. Si no se tratan, los cortes y las ampollas pueden desarrollar infecciones graves, que a menudo se curan mal. En última instancia, estas infecciones pueden requerir la amputación de un dedo del pie, un pie o una pierna.
  • Condiciones de la piel. La diabetes puede dejarlo más susceptible a problemas de la piel, incluidas infecciones bacterianas y micóticas. La discapacidad auditiva. Los problemas de audición son más comunes en personas con diabetes. Enfermedad de Alzheimer.
  • La diabetes tipo 2 puede aumentar el riesgo de demencia, como la enfermedad de Alzheimer. Cuanto más deficiente sea el control del azúcar en sangre, mayor parece ser el riesgo. Aunque existen teorías sobre cómo estos trastornos podrían estar conectados, aún no se ha probado ninguna. Depresión. Los síntomas de depresión son comunes en personas con diabetes tipo 1 y tipo 2.
  • La depresión puede afectar el control de la diabetes.

Complicaciones de la diabetes gestacional

La mayoría de las mujeres que tienen diabetes gestacional dan a luz bebés sanos. Sin embargo, los niveles de azúcar en sangre no tratados o no controlados pueden causarle problemas a usted y a su bebé. Las complicaciones en su bebé pueden ocurrir como resultado de la diabetes gestacional, que incluyen:

  • Exceso de crecimiento. La glucosa adicional puede atravesar la placenta, lo que hace que el páncreas de su bebé produzca insulina adicional. Esto puede hacer que su bebé crezca demasiado (macrosomía).
  • Los bebés muy grandes tienen más probabilidades de requerir un parto por cesárea. Baja azúcar en la sangre. A veces, los bebés de madres con diabetes gestacional desarrollan niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia) poco después del nacimiento porque su propia producción de insulina es alta.
  • Las tomas rápidas y, a veces, una solución de glucosa intravenosa pueden devolver el nivel de azúcar en sangre del bebé a la normalidad. Diabetes tipo 2 más adelante en la vida.
  • Los bebés de madres que tienen diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de desarrollar obesidad y diabetes tipo 2 en el futuro.
  • Muerte. La diabetes gestacional no tratada puede provocar la muerte de un bebé antes o poco después del nacimiento. Las complicaciones en la madre también pueden ocurrir como resultado de la diabetes gestacional, que incluyen:
  • Preeclampsia. Esta condición se caracteriza por presión arterial alta, exceso de proteínas en la orina e hinchazón en las piernas y los pies. La preeclampsia puede provocar complicaciones graves o incluso potencialmente mortales tanto para la madre como para el bebé.
  • Diabetes gestacional posterior. Una vez que haya tenido diabetes gestacional en un embarazo, es más probable que vuelva a tenerla en el próximo embarazo. También es más probable que desarrolle diabetes, generalmente diabetes tipo 2, a medida que envejece.

Prevención de la diabetes

La diabetes tipo 1 no se puede prevenir. Sin embargo, las mismas opciones de estilo de vida saludable que ayudan a tratar la prediabetes, la diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional también pueden ayudar a prevenirlas:

  • Coma comida saludable. Elija alimentos con menos grasa y calorías y con más fibra. Concéntrese en frutas, verduras y cereales integrales. Esfuércese por la variedad para evitar el aburrimiento.
  • Realice más actividad física. Trate de realizar 30 minutos de actividad física moderada al día. Realice una caminata diaria enérgica. Monta tu bicicleta. Nadar vueltas. Si no puede encajar en un entrenamiento largo, divídalo en sesiones más pequeñas repartidas a lo largo del día.
  • Pierda los kilos de más. Si tiene sobrepeso, perder hasta el 7 por ciento de su peso corporal, por ejemplo, 14 libras (6,4 kilogramos) si pesa 200 libras (90,7 kilogramos), puede reducir el riesgo de diabetes.

Sin embargo, no intente perder peso durante el embarazo. Hable con su médico sobre cuánto peso es saludable para usted ganar durante el embarazo.

Para mantener su peso en un rango saludable, concéntrese en cambios permanentes en sus hábitos de alimentación y ejercicio. Motívese recordando los beneficios de perder peso, como un corazón más sano, más energía y una mejor autoestima.

A veces, la medicación también es una opción. Los medicamentos orales para la diabetes como la metformina (Glucophage, Glumetza, otros) pueden reducir el riesgo de diabetes tipo 2, pero las opciones de estilo de vida saludables siguen siendo esenciales. Controle su nivel de azúcar en la sangre al menos una vez al año para comprobar que no ha desarrollado diabetes tipo 2.

Diagnóstico

Los síntomas de la diabetes tipo 1 suelen aparecer repentinamente y suelen ser la razón para controlar los niveles de azúcar en sangre. Debido a que los síntomas de otros tipos de diabetes y prediabetes aparecen más gradualmente o pueden no ser evidentes, la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA) ha recomendado pautas de detección.

  • La ADA recomienda que las siguientes personas se sometan a pruebas de detección de diabetes: Cualquier persona con un índice de masa corporal superior a 25 (23 para los estadounidenses de origen asiático), independientemente de la edad, que tenga factores de riesgo adicionales, como presión arterial alta, niveles anormales de colesterol, un estilo de vida sedentario, antecedentes de síndrome de ovario poliquístico o enfermedad cardíaca. y tener un pariente cercano con diabetes.
  • Se aconseja a cualquier persona mayor de 45 años que se someta a una prueba inicial de azúcar en sangre y, a partir de entonces, si los resultados son normales, que se la haga cada tres años. Se recomienda a cualquier mujer que haya tenido diabetes gestacional que se haga un examen de detección de diabetes cada tres años. Se recomienda a cualquier persona que haya sido diagnosticada con prediabetes que se haga la prueba todos los años.

Pruebas para diabetes tipo 1, tipo 2 y prediabetes

Pruebas para diabetes tipo 1 y tipo 2 y prediabetes Prueba de hemoglobina glucosilada (A1C). Este análisis de sangre, que no requiere ayuno, indica su nivel promedio de azúcar en sangre durante los últimos dos o tres meses. Mide el porcentaje de azúcar en sangre unido a la hemoglobina, la proteína transportadora de oxígeno en los glóbulos rojos. Cuanto más altos sean sus niveles de azúcar en sangre, más hemoglobina tendrá con azúcar adherida. Un nivel de A1C de 6.5 por ciento o más en dos pruebas separadas indica que tiene diabetes.

Test oral de tolerancia a la glucosa. Para esta prueba, usted ayuna durante la noche y se mide el nivel de azúcar en sangre en ayunas. Luego bebe un líquido azucarado y los niveles de azúcar en sangre se analizan periódicamente durante las próximas dos horas. Un nivel de azúcar en sangre menor de 140 mg / dL (7.8 mmol / L) es normal. Una lectura de más de 200 mg / dL (11,1 mmol / L) después de dos horas indica diabetes.

Una lectura entre 140 y 199 mg / dL (7.8 mmol / L y 11.0 mmol / L) indica prediabetes. Si se sospecha diabetes tipo 1, se analizará su orina para buscar la presencia de un subproducto producido cuando el músculo y el tejido graso se usan para obtener energía porque el cuerpo no tiene suficiente insulina para usar la glucosa disponible (cetonas). Es probable que su médico también realice una prueba para ver si tiene las células destructivas del sistema inmunológico asociadas con la diabetes tipo 1 llamadas autoanticuerpos.

Pruebas de diabetes gestacional

diabetes gestacional

Es probable que su médico evalúe sus factores de riesgo de diabetes gestacional al principio de su embarazo: Si tiene un alto riesgo de tener diabetes gestacional, por ejemplo, si era obesa al comienzo de su embarazo; tuvo diabetes gestacional durante un embarazo anterior; o si tiene una madre, un padre, un hermano o un hijo con diabetes; su médico puede realizar una prueba de diabetes en su primera visita prenatal. Si tiene un riesgo promedio de diabetes gestacional, es probable que le realicen una prueba de detección de diabetes gestacional en algún momento durante su segundo trimestre, generalmente entre las semanas 24 y 28 de embarazo.

Su médico puede utilizar las siguientes pruebas de detección: Prueba de provocación inicial de glucosa. Comenzará la prueba de provocación de glucosa bebiendo una solución de glucosa almibarada. Una hora después, le harán un análisis de sangre para medir su nivel de azúcar en sangre. Un nivel de azúcar en sangre por debajo de 140 mg / dL (7,8 mmol / L) generalmente se considera normal en una prueba de provocación de glucosa, aunque esto puede variar en clínicas o laboratorios específicos. Si su nivel de azúcar en sangre es más alto de lo normal, solo significa que tiene un mayor riesgo de diabetes gestacional.

Su médico ordenará una prueba de seguimiento para determinar si tiene diabetes gestacional. Prueba de seguimiento de tolerancia a la glucosa. Para la prueba de seguimiento, se le pedirá que ayune durante la noche y luego le midan el nivel de azúcar en sangre en ayunas. Luego beberá otra solución dulce, esta que contiene una mayor concentración de glucosa, y su nivel de azúcar en sangre se controlará cada hora durante un período de tres horas. Si al menos dos de las lecturas de azúcar en sangre son más altas que los valores normales establecidos para cada una de las tres horas de la prueba, se le diagnosticará diabetes gestacional.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *