¿Qué son los antígenos?

Compartir este post

¿Qué  son los  antígenos? Cualquier sustancia que induce al sistema inmunitario a producir anticuerpos contra ella se denomina antígeno.

El reconocimiento de antígenos es crucial en el funcionamiento del sistema inmunitario. Cualquier invasor extraño, como patógenos (bacterias y virus), productos químicos, toxinas y pólenes, pueden ser antígenos. En condiciones patológicas, las proteínas celulares normales pueden convertirse en autoantígenos.

¿Qué  son los  antígenos?

Un antígeno es una molécula que estimula una respuesta inmunitaria al activar los leucocitos (glóbulos blancos) que combaten las enfermedades. Los antígenos pueden estar presentes en invasores, como bacterias, virus, parásitos, hongos y órganos trasplantados, o en células anormales, como células cancerosas.

El sistema inmune

El cuerpo humano depende de ciertas defensas para ayudar a mantener a raya la enfermedad. El sistema inmunitario desencadena una respuesta que produce células y proteínas para combatir las infecciones.

Hay dos tipos de inmunidad en el trabajo dentro del cuerpo: innata y adquirida.

  • La inmunidad innata es un tipo de protección no específica contra patógenos. Responde rápidamente a un patógeno, pero no tiene la capacidad de recordar amenazas individuales y montar una defensa dirigida específicamente si vuelven a aparecer.
  • La inmunidad adquirida es la parte de la inmunidad que funciona para identificar la diferencia entre los tipos individuales de amenazas. La inmunidad adquirida funciona más lentamente que la inmunidad innata, pero recuerda el antígeno y responde rápidamente y de manera específica si se vuelve a exponer.

Tipos de antígenos

Los antígenos se pueden dividir en dos grupos principales: antígenos extraños y autoantígenos.

Antígenos externos

También conocidos como heteroantígenos, este tipo proviene del exterior del cuerpo y está presente en bacterias, virus, veneno de serpiente, ciertas proteínas alimentarias y células de otras personas.



Autoantígenos

Los autoantígenos ya están presentes en el cuerpo y no deberían desencadenar una respuesta inmunitaria en personas sanas porque el cuerpo debería saber que no son dañinos. Sin embargo, a veces el cuerpo actúa erróneamente contra ellos, lo que lleva a una inflamación autoinmune.

El papel de los antígenos

Los antígenos son iniciadores de la respuesta inmune. Pueden unirse a los glóbulos blancos, incluidos los leucocitos, que son las células del sistema inmunitario adaptativo.

Los leucocitos incluyen células B y células T. Las células B producen anticuerpos que también pueden unirse a antígenos. Después de que un antígeno se une a un receptor de células B, se producen anticuerpos.

Vacunas

Una vacuna es una inyección o píldora médica que contiene una proteína o una versión debilitada o muerta de un patógeno. Las vacunas se usan para crear una respuesta inmune dentro del cuerpo contra un antígeno en particular.

Cuando el sistema inmunitario crea un anticuerpo específico, como un anticuerpo contra la influenza, esto hace que su cuerpo esté listo y bien equipado para combatir el virus de la influenza si se expone más tarde al usar los anticuerpos creados previamente.

Una vez que estés vacunado, sus anticuerpos deberían permanecer listos para combatir la infección durante años.

En Infecciones virales

En una infección viral como la gripe estacional, el sistema inmunitario desarrolla una respuesta mediante la creación de anticuerpos que pueden unirse al antígeno específico. El proceso funciona de manera similar a como lo haría con una vacuna, aunque los gérmenes virales infecciosos son mucho más fuertes.

Los antígenos del virus infeccioso señalan una respuesta inmunitaria, lo que hace que el cuerpo cree anticuerpos para la cepa específica de la infección viral. Estos anticuerpos luego utilizan lo que se conoce como memoria inmunológica para ayudarlo a combatir la infección si está expuesto nuevamente.


La memoria inmunológica es la capacidad de su sistema inmunitario para protegerse de futuras enfermedades de la misma cepa de la enfermedad utilizando los anticuerpos que creó previamente en respuesta a los antígenos.


El  rol de los anticuerpos

Los anticuerpos son creados por células dentro del sistema inmunológico. Se unen a antígenos y promueven la eliminación de patógenos amenazantes del cuerpo. Neutralizan la amenaza al alertar a otras partes del sistema inmunitario para que tomen el control.

Son parte importante del sistema inmunológico

Los antígenos son una parte importante de la respuesta inmunitaria porque ayudan a su cuerpo a reconocer las amenazas dañinas para deshacerse de ellas.

Relevancia de las pruebas

Las pruebas de antígenos y anticuerpos se pueden hacer con muestras de sangre. Estas pruebas pueden ayudar a diagnosticar enfermedades, prevenir reacciones inmunitarias o verificar si ha respondido a una vacuna.

Prueba de antígeno

Las pruebas de antígenos se utilizan para diagnosticar enfermedades que actualmente están presentes en el cuerpo.

Por ejemplo, en términos de COVID-19, las pruebas de antígenos pueden determinar si una persona está o no enferma con el virus en el momento actual. Esto es importante para ayudar a prevenir la propagación de la infección a otras personas.

A diferencia de los anticuerpos que pueden indicar si una persona alguna vez ha tenido un virus u otro patógeno, las pruebas de antígeno solo pueden determinar una infección en curso. Esto se debe a que el antígeno desaparece junto con el patógeno al que estaba unido cuando se resuelve una infección

Prueba de anticuerpos

Una prueba de anticuerpos funciona de manera diferente a la prueba de antígenos en el sentido de que se puede realizar después de que los antígenos hayan salido del cuerpo. Esta prueba se utiliza para determinar si alguna vez se produjo una infección al seleccionar los anticuerpos que se crearon cuando se produjo la respuesta inmunitaria.

A diferencia de las pruebas de antígeno de COVID-19, las pruebas de anticuerpos se pueden realizar después de que se resuelve la infección. Al desarrollar una vacuna, los investigadores observarán si una persona vacunada desarrolló anticuerpos

 Los antígenos en la ciencia médica

Los antígenos específicos de patógenos pueden usarse como marcadores de diagnóstico para detectar el estado de infección actual de un individuo. Las pruebas rápidas de antígenos son inmunoensayos que se utilizan para detectar la presencia de proteínas específicas de patógenos en muestras biológicas.

Además, los antígenos específicos de patógenos se utilizan en la producción de vacunas. Durante la producción de vacunas, los antígenos específicos de patógenos se procesan para que puedan inducir las respuestas inmunitarias deseadas sin causar enfermedades.

En las vacunas contra tumores, los antígenos específicos de tumores se utilizan para activar células inmunitarias que atacan y destruyen específicamente las células cancerosas.

Conclusión

Los antígenos a menudo se pueden confundir con los anticuerpos, pero los dos ocupan posiciones muy distintas cuando se trata de protegerse de los patógenos que podrían provocar una infección perjudicial dentro del cuerpo:

  • El antígeno actúa como generador de anticuerpos y es eliminado (junto con el agente infeccioso) por el sistema inmunitario del organismo.

Los antígenos pueden no ser la atracción principal cuando se trata de inmunidad, pero juegan un papel crucial en la prevención y eliminación de enfermedades.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


Compartir este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.