Relación entre la obesidad y el cáncer

Los investigadores han adquirido una nueva comprensión de la relación entre la obesidad y el cáncer. En presencia de exceso de grasa, el sistema de vigilancia inmunológica falla debido a una acumulación de lípidos alimentada por la obesidad en las células asesinas naturales (NK), lo que impide su metabolismo celular y el tráfico. Los nuevos hallazgos fueron publicados en Nature Immunology.

Relación entre la obesidad y el cáncer

Si bien ahora se sabe comúnmente que fumar puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de cánceres como el pulmón y la garganta, y que la exposición a la luz ultravioleta aumenta el riesgo de cáncer de piel, muchas personas aún desconocen el vínculo entre la obesidad y el cáncer. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) estiman que más del 50% de los estadounidenses no saben que tener sobrepeso u obesidad puede aumentar su riesgo de cáncer.

Obesidad y cáncer: ¿qué se sabe?

En Reino Unido se estima que “más de 1 de cada 20 cánceres en el Reino Unido están relacionados con el sobrepeso u obesidad”. Una cantidad creciente de evidencia sugiere que varios tipos de cáncer son más comunes en personas con sobrepeso u obesas y que el riesgo de cáncer aumenta en aquellos con mayor grasa corporal. Los datos del estudio del proyecto GLOBOCAN estimaron que, en 2012 en los Estados Unidos, ~ 28,000 nuevos casos de cáncer en hombres y ~ 72,000 en mujeres se asociaron con ser obesos o con sobrepeso.

Ejemplos de cáncer influenciados por obesidad

Algunos ejemplos de cánceres influenciados por mayores cantidades de grasa corporal incluyen:

  • Cáncer de endometrio (solo mujeres): las mujeres obesas tienen de 2 a 4 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de endometrio en comparación con las de peso normal.
  • Cáncer de hígado: los individuos con sobrepeso u obesos tienen hasta el doble de probabilidades de desarrollar cáncer de hígado, en comparación con los individuos de peso normal. Un vínculo más fuerte se observa en los hombres en comparación con las mujeres.
  • Cáncer de riñón: el riesgo de desarrollar la forma más común de cáncer de riñón, el carcinoma de células renales, es casi dos veces más probable en individuos con sobrepeso u obesos en comparación con individuos de peso normal.
  • Cáncer de páncreas: en comparación con las personas de peso normal, las personas con sobrepeso u obesas son 1.5 veces más propensas a desarrollar cáncer de páncreas.

El riesgo de desarrollar cáncer aumenta a medida que aumenta el peso. El riesgo también se ve influenciado por la cantidad de tiempo por el que tiene sobrepeso: cuanto más tiempo tenga sobrepeso, mayor será el riesgo.

Las células inmunes “obstruidas por grasa” no logran combatir los tumores.

Más de 1.9 mil millones de adultos tienen sobrepeso o son obesos y una cantidad creciente de evidencia sugiere que numerosos tipos de cáncer (incluidos los cánceres de hígado, riñón, endometrio y páncreas) 2 son más comunes en las personas con sobrepeso u obesidad. El riesgo de cáncer aumenta en aquellos con mayor grasa corporal, y hasta el 49% de ciertos tipos se atribuyen a la obesidad.

Los hallazgos anteriores del proyecto GLOBOCAN indican que, en 2012 en los Estados Unidos, aproximadamente 28,000 nuevos casos de cáncer en hombres y aproximadamente 72,000 en mujeres se asociaron con ser obesos o con sobrepeso.

El estudio de 2018 investigó el efecto de la obesidad en el metabolismo celular, la expresión génica y la función de las células NK, y su influencia en el desarrollo del cáncer.

Las células NK

Las células NK son células del sistema inmunitario innato que limitan la diseminación de los tumores. Numerosos modelos in vitro han demostrado que las células NK reconocen que las células tumorales son “dianas”. Estas células destruyen sus dianas al secretar gránulos líticos que contienen perforina y apoptosis. induciendo granzimas. Las células NK requieren una mayor cantidad de energía para apoyar su actividad antitumoral, por lo tanto, cambian su actividad metabólica de la fosforilación oxidativa (OXPHOS) a la glucólisis para satisfacer la mayor demanda de ATP.

Parálisis metabólica

Los investigadores descubrieron que las células NK en un “entorno de obesidad” muestran un aumento en la acumulación de lípidos que afecta a sus bioenergéticas celulares, lo que resulta en una “parálisis metabólica”. Esta parálisis metabólica inducida por lípidos condujo a la pérdida de actividad antitumoral tanto en modelos in vitro como in vivo. Fueron capaces de imitar la obesidad mediante la administración de ácidos grasos y mediante el uso de agonistas de PPARα /, que inhibieron el objetivo mecánico de la glucólisis mediada por rapamicina (mTOR).

Sin embargo, los investigadores también descubrieron que era posible revertir la parálisis metabólica ya sea inhibiendo PPARα /δ o bloqueando el transporte de lípidos, lo que sugiere que la reprogramación metabólica de las células NK podría restaurar su actividad antitumoral en la obesidad humana.

La autora correspondiente del estudio, Lydia Lynch comentó sobre la importancia de los hallazgos en un comunicado de prensa reciente: “A pesar del aumento de la conciencia pública, la prevalencia de la obesidad y las enfermedades relacionadas continúan”. Por lo tanto, hay una mayor urgencia para comprender los caminos por los cuales la obesidad causa cáncer y conduce a otras enfermedades, y para desarrollar nuevas estrategias para prevenir su progresión “.

Referencias

1. Michelet, X., et al. Metabolic reprogramming of natural killer cells in obesity limits antitumor responses. Nature Immunology. (2018) https://www.nature.com/articles/s41590-018-0251-7
2. Mason, L. E., The Link Between Cancer and Obesity. Technology Networks. Available at: https://www.technologynetworks.com/cancer-research/articles/the-link-between-cancer-and-obesity-298207. Accessed: November 12, 2018
3. Renehan, A. G., et al. Body-mass index and incidence of cancer: a systematic review and meta-analysis of prospective observational studies. Lancet. (2008) 371, 569–578
4. Arnold, M., et al. Global burden of cancer attributable to high body-mass index in 2012: a population-based study. Lancet Oncol. (2015) 16(1): 36–46
5. Vivier, E., et al. Functions of natural killer cells. Nature Immunology. (2008) 9, 503–510
6. technologynetworks

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *