Síntomas de depresión y señales de advertencia

Sentirse decaído de vez en cuando es una parte normal de la vida, pero cuando emociones como la desesperanza y la desesperación se apoderan de ellas y simplemente no desaparecen, es posible que tenga depresión. Más que tristeza en respuesta a las luchas y contratiempos de la vida, la depresión cambia la forma en que piensa, se siente y funciona en las actividades diarias. Puede interferir con su capacidad para trabajar, estudiar, comer, dormir y disfrutar de la vida. Solo intentar pasar el día puede ser abrumador.

Mientras que algunas personas describen la depresión como “vivir en un agujero negro” o tener una sensación de muerte inminente, otras se sienten sin vida, vacías y apáticas. Los hombres en particular pueden sentirse enojados e inquietos. Independientemente de cómo experimente la depresión, si no se trata, puede convertirse en un problema de salud grave. Pero es importante recordar que los sentimientos de impotencia y desesperanza son síntomas de depresión, no la realidad de su situación. No importa lo desesperado que se sienta, puede mejorar. Al comprender la causa de su depresión y reconocer los diferentes síntomas y tipos de depresión, puede dar los primeros pasos para sentirse mejor y superar el problema.

10 síntomas de depresión comunes

La depresión varía de una persona a otra, pero existen algunos signos y síntomas comunes. Es importante recordar que estos síntomas pueden formar parte de los mínimos normales de la vida. Pero cuantos más síntomas tenga, más fuertes serán y cuanto más tiempo hayan durado, es más probable que esté lidiando con la depresión.

  1. Sentimientos de impotencia y desesperanza. Un panorama sombrío: nada mejorará nunca y no hay nada que pueda hacer para mejorar su situación.
  2. Pérdida de interés en las actividades diarias. Ya no te preocupan los pasatiempos, los pasatiempos, las actividades sociales o el sexo anteriores. Ha perdido la capacidad de sentir alegría y placer.
  3. Cambios de apetito o de peso. Pérdida o aumento de peso significativo: un cambio de más del 5% del peso corporal en un mes.
  4. Cambios en el sueño. O insomnio, especialmente al despertarse en las primeras horas de la mañana, o dormir demasiado.
  5. Ira o irritabilidad. Sentirse agitado, inquieto o incluso violento. Tu nivel de tolerancia es bajo, tu temperamento corto y todo y todos te ponen de los nervios.
  6. Pérdida de energía. Sentirse fatigado, perezoso y físicamente agotado. Es posible que todo el cuerpo se sienta pesado e incluso las tareas pequeñas son agotadoras o tardan más en completarse.
  7. Autodesprecio. Fuertes sentimientos de inutilidad o culpa. Usted se critica duramente a sí mismo por las fallas y errores percibidos.
  8. Comportamiento temerario. Participa en un comportamiento escapista como abuso de sustancias, juego compulsivo, conducción imprudente o deportes peligrosos.
  9. Problemas de concentración. Dificultad para concentrarse, tomar decisiones o recordar cosas.
  10. Dolores y molestias inexplicables. Un aumento de las molestias físicas como dolores de cabeza, dolor de espalda, dolores musculares y dolor de estómago.

Relación entre los síntomas de depresión y la ansiedad

Se cree que la depresión y la ansiedad provienen de la misma vulnerabilidad biológica, lo que puede explicar por qué a menudo van de la mano. Dado que la ansiedad empeora la depresión (y viceversa), es importante buscar tratamiento para ambas afecciones.

¿Es depresión o trastorno bipolar?

El trastorno bipolar, también conocido como depresión maníaca, implica cambios importantes en el estado de ánimo, la energía, el pensamiento y el comportamiento. Debido a que se parece mucho a la depresión cuando está en la fase baja, a menudo se pasa por alto y se diagnostica erróneamente.

Belle Vie Equilibrio hormonal saludable para la mujer

Esto puede ser un problema grave, ya que tomar antidepresivos para la depresión bipolar puede empeorar la condición. Si alguna vez ha pasado por fases en las que experimentó sentimientos excesivos de euforia, disminución de la necesidad de dormir, pensamientos acelerados y comportamiento impulsivo, considere la posibilidad de ser evaluado para detectar el trastorno bipolar.

Depresión y riesgo de suicidio

La depresión es un factor de riesgo importante para el suicidio. La profunda desesperación y desesperanza que acompañan a la depresión pueden hacer que el suicidio se sienta como la única forma de escapar del dolor. Si tiene un ser querido con depresión, tome en serio cualquier discurso o comportamiento suicida y observe las señales de advertencia:

  • Hablar de matarse o hacerse daño a uno mismo.
  • Expresar fuertes sentimientos de desesperanza o estar atrapado
  • Una preocupación inusual por la muerte o morir.
  • Actuar de forma imprudente, como si tuvieran un deseo de morir (por ejemplo, acelerar a través de las luces rojas)
  • Llamar o visitar gente para despedirse
  • Poner los asuntos en orden (regalar posesiones preciadas, atar cabos sueltos)
  • Decir cosas como “Todo el mundo estaría mejor sin mí” o “Quiero salir”
  • Un cambio repentino de estar extremadamente deprimido a actuar tranquilo y feliz
  • Si cree que un amigo o familiar está considerando suicidarse, exprese su preocupación y busque ayuda de inmediato. Hablar abiertamente sobre pensamientos y sentimientos suicidas puede salvar una vida.

Si se siente suicida

Cuando se siente deprimido o tiene tendencias suicidas, sus problemas no parecen temporales, parecen abrumadores y permanentes. Pero con el tiempo, se sentirá mejor, especialmente si recibe ayuda. Hay muchas personas que quieren apoyarle durante este momento difícil.

Cómo varían los síntomas de la depresión con el sexo y la edad

La depresión a menudo varía según la edad y el sexo, y los síntomas varían entre hombres y mujeres, o entre jóvenes y adultos mayores.

Síntomas de depresión en hombres

Es menos probable que los hombres deprimidos reconozcan sus sentimientos de autodesprecio y desesperanza. En cambio, tienden a quejarse de fatiga, irritabilidad, problemas para dormir y pérdida de interés en el trabajo y los pasatiempos. También es más probable que experimenten síntomas como ira, agresión, comportamiento imprudente y abuso de sustancias.

Síntomas de depresión en  mujeres

Las mujeres tienen más probabilidades de experimentar síntomas de depresión, como sentimientos pronunciados de culpa, sueño excesivo, comer en exceso y aumento de peso. La depresión en las mujeres también se ve afectada por factores hormonales durante la menstruación, el embarazo y la menopausia. De hecho, la depresión posparto afecta hasta 1 de cada 7 mujeres que experimentan depresión después del parto.

Síntomas de depresión en adolescentes

La irritabilidad, la ira y la agitación son a menudo los síntomas más notorios en los adolescentes deprimidos, no la tristeza. También pueden quejarse de dolores de cabeza, de estómago u otros dolores físicos.

Síntomas de depresión en adultos mayores

Los adultos mayores tienden a quejarse más de los signos y síntomas físicos de la depresión que de los emocionales: cosas como fatiga, dolores y molestias inexplicables y problemas de memoria. También pueden descuidar su apariencia personal y dejar de tomar medicamentos críticos para su salud.

Tipos de depresión

La depresión se presenta en muchas formas y formas. Si bien definir la gravedad de la depresión, ya sea leve, moderada o mayor, puede ser complicado, saber qué tipo de depresión tiene puede ayudarlo a controlar sus síntomas y a obtener el tratamiento más eficaz.

Depresión leve y moderada

La depresión leve y moderada son los tipos más comunes de depresión. Más que simplemente sentirse triste, los síntomas de la depresión leve pueden interferir con su vida diaria, robándole la alegría y la motivación. Estos síntomas se amplifican en la depresión moderada y pueden conducir a una disminución de la confianza y la autoestima.

Depresión leve recurrente (distimia)

La distimia es un tipo de depresión crónica de “bajo grado”. La mayoría de los días se siente leve o moderadamente deprimido, aunque puede tener breves períodos de estado de ánimo normal.

  • Los síntomas de la distimia no son tan fuertes como los síntomas de la depresión mayor, pero duran mucho tiempo (al menos dos años).
  • Algunas personas también experimentan episodios depresivos mayores además de distimia, una condición conocida como “depresión doble”.
  • Si sufre de distimia, es posible que sienta que siempre ha estado deprimido. O puede pensar que su estado de ánimo bajo continuo es “tal y como está”.

Depresión atípica

La depresión atípica es un subtipo común de depresión mayor con un patrón de síntomas específico. Responde mejor a algunas terapias y medicamentos que a otros, por lo que identificarlo puede ser útil.

Las personas con depresión atípica experimentan un mejoramiento temporal del estado de ánimo en respuesta a eventos positivos, como después de recibir buenas noticias o mientras salen con amigos.
Otros síntomas de la depresión atípica incluyen aumento de peso, aumento del apetito, sueño excesivo, sensación de pesadez en brazos y piernas y sensibilidad al rechazo.

Trastorno afectivo estacional (SAD)

Para algunas personas, la reducción de las horas de luz del invierno conduce a una forma de depresión conocida como trastorno afectivo estacional (TAE). El TAE afecta a alrededor del 1% al 2% de la población, en particular a mujeres y jóvenes. SAD puede hacerte sentir como una persona completamente diferente a lo que eres en el verano: desesperanzado, triste, tenso o estresado, sin interés en amigos o actividades que normalmente amas. El SAD generalmente comienza en otoño o invierno cuando los días se acortan y permanece hasta los días más brillantes de la primavera.

Causas de la depresión y factores de riesgo

Si bien algunas enfermedades tienen una causa médica específica, lo que hace que el tratamiento sea sencillo, la depresión es mucho más complicada. Ciertos medicamentos, como barbitúricos, corticosteroides, benzodiazepinas, analgésicos opioides y medicamentos específicos para la presión arterial pueden desencadenar síntomas de depresión en algunas personas, al igual que el hipotiroidismo (una glándula tiroides hipoactiva).

Pero más comúnmente, la depresión es causada por una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales que pueden variar enormemente de una persona a otra. A pesar de lo que haya visto en anuncios de televisión, leído en artículos de periódicos o tal vez incluso escuchado de un médico, la depresión no es solo el resultado de un desequilibrio químico en el cerebro, tener demasiado o muy poco de cualquier químico cerebral que pueda ser simplemente curado con medicación. Los factores biológicos ciertamente pueden jugar un papel en la depresión, incluida la inflamación, los cambios hormonales, la supresión del sistema inmunológico, la actividad anormal en ciertas partes del cerebro, las deficiencias nutricionales y la reducción de las células cerebrales. Pero los factores psicológicos y sociales, como traumas pasados, abuso de sustancias, soledad, baja autoestima y elecciones de estilo de vida, también pueden desempeñar un papel importante.

Factores de riesgo que pueden hacerlo más vulnerable a la depresión

La depresión suele ser el resultado de una combinación de factores, en lugar de una sola causa. Por ejemplo, si pasó por un divorcio, le diagnosticaron una afección médica grave o perdió su trabajo, el estrés podría impulsarlo a comenzar a beber más, lo que a su vez podría hacer que se aleje de su familia y amigos. Esos factores combinados podrían desencadenar la depresión. Los siguientes son ejemplos de factores de riesgo que pueden hacerlo más susceptible a desarrollar depresión:

Soledad y aislamiento

Existe una fuerte relación entre la soledad y la depresión. La falta de apoyo social no solo puede aumentar su riesgo de depresión, sino que tener depresión puede hacer que se aleje de los demás, exacerbando los sentimientos de aislamiento. Tener amigos cercanos o familiares con quienes hablar puede ayudarlo a mantener la perspectiva de sus problemas y evitar tener que lidiar con los problemas solo. Problemas matrimoniales o de relación. Si bien una red de relaciones sólidas y de apoyo puede ser crucial para una buena salud mental, las relaciones conflictivas, infelices o abusivas pueden tener el efecto contrario y aumentar el riesgo de depresión.

Experiencias vitales estresantes recientes.

Los cambios importantes en la vida, como el duelo, el divorcio, el desempleo o los problemas financieros, a menudo pueden traer niveles abrumadores de estrés y aumentar su riesgo de desarrollar depresión.

Enfermedad o dolor crónico.

El dolor no controlado o el diagnóstico de una enfermedad grave, como cáncer, enfermedad cardíaca o diabetes, pueden desencadenar sentimientos de desesperanza e incluso provocar depresión.

Antecedentes familiares de depresión.

Dado que puede ser hereditario, es probable que algunas personas tengan una susceptibilidad genética a la depresión. Sin embargo, no existe un único gen de “depresión”. Y solo porque un pariente cercano sufre de depresión, no significa que usted también la sufra. Sus elecciones de estilo de vida, relaciones y habilidades de afrontamiento son tan importantes como la genética.

Personalidad.

Ya sea que sus rasgos de personalidad se hereden de sus padres o sean el resultado de experiencias de vida, pueden afectar su riesgo de depresión. Por ejemplo, puede correr un mayor riesgo si tiende a preocuparse excesivamente, tiene una perspectiva negativa de la vida, es muy autocrítico o sufre de baja autoestima.

Trauma o abuso de la primera infancia.

Las tensiones de la vida temprana, como el trauma, el abuso o la intimidación en la niñez, pueden hacerlo más susceptible a una serie de afecciones de salud en el futuro, incluida la depresión.

Abuso de alcohol o drogas.

El abuso de sustancias a menudo puede coexistir con la depresión. Muchas personas consumen alcohol o drogas como medio para automedicarse su estado de ánimo o hacer frente al estrés o las emociones difíciles. Si ya está en riesgo de depresión, el abuso del alcohol o las drogas puede llevarlo al límite. También hay evidencia de que quienes abusan de los analgésicos opioides tienen un mayor riesgo de depresión.

La causa de su depresión puede ayudar a determinar el tratamiento.

Comprender la causa subyacente de su depresión puede ayudarlo a superar el problema. Por ejemplo, si está deprimido debido a un trabajo sin futuro, el mejor tratamiento podría ser encontrar una carrera más satisfactoria en lugar de simplemente tomar un antidepresivo. Si eres nuevo en un área y te sientes solo y triste, encontrar nuevos amigos probablemente te dará más ánimo que ir a terapia. En tales casos, la depresión se remedia cambiando la situación. Ya sea que pueda aislar las causas de su depresión o no, lo más importante es reconocer que tiene un problema, buscar apoyo y seguir las estrategias de afrontamiento que pueden ayudarlo a sentirse mejor.

Qué puede hacer para sentirte mejor

Cuando está deprimido, puede sentir que no hay luz al final del túnel. Pero hay muchas cosas que puede hacer para levantar y estabilizar su estado de ánimo. La clave es comenzar con algunas metas pequeñas y construir lentamente a partir de ahí, tratando de hacer un poco más cada día.

Sentirse mejor lleva tiempo, pero puede lograrlo tomando decisiones positivas por sí mismo. Comuníquese con otras personas. El aislamiento alimenta la depresión, así que comuníquese con amigos y seres queridos, incluso si tiene ganas de estar solo o no quiere ser una carga para los demás. El simple hecho de hablar con alguien cara a cara sobre cómo se siente puede ser de gran ayuda. La persona con la que habla no tiene que ser capaz de curarte. Solo necesitan ser un buen oyente, alguien que escuche con atención sin distraerse o juzgarlo.

Muévanse. Cuando está deprimido, simplemente levantarse de la cama puede parecer abrumador, y mucho menos hacer ejercicio. Pero el ejercicio regular puede ser tan eficaz como los medicamentos antidepresivos para contrarrestar los síntomas de la depresión. Dé un paseo corto o ponga música y baile. Comience con pequeñas actividades y aumente a partir de ahí.

Consuma una dieta que mejore el estado de ánimo. Reduzca la ingesta de alimentos que pueden afectar negativamente su estado de ánimo, como cafeína, alcohol, grasas trans, azúcar y carbohidratos refinados. Y aumente los nutrientes que mejoran el estado de ánimo, como los ácidos grasos Omega-3.

Encuentre formas de relacionarse nuevamente con el mundo. Pase un tiempo en la naturaleza, cuide una mascota, sea voluntario, elija un pasatiempo que solía disfrutar (o emprenda uno nuevo). No se sentirá así al principio, pero a medida que vuelva a participar en el mundo, empezará a sentirse mejor.

Cuándo buscar ayuda profesional

Si el apoyo de familiares y amigos y los cambios positivos en el estilo de vida no son suficientes, puede ser el momento de buscar la ayuda de un profesional de la salud mental. Existen muchos tratamientos eficaces para la depresión, que incluyen:

Terapia. El tratamiento eficaz para la depresión a menudo incluye consultar a un terapeuta que pueda brindarle herramientas para tratar la depresión desde una variedad de ángulos y motivarlo a tomar las medidas necesarias. La terapia también puede ofrecerle las habilidades y conocimientos necesarios para evitar que la depresión regrese.

La medicación puede ser imprescindible si se siente violento o suicida. Pero si bien puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión en algunas personas, no es una cura y, por lo general, no es una solución a largo plazo. También tiene efectos secundarios y otros inconvenientes, por lo que es importante conocer todos los hechos para decisión informada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *