¿Tener moco verde es sinónimo de sinusitis?

¿Tener moco verde es sinónimo de sinusitis? Los mocos verdes no siempre significan que tienes una sinusitis. Además, puedes reducir el riesgo de una infección de las vías respiratorias superiores.

¿Miras dentro del pañuelo después de sonarte la nariz? A pesar de que no mucha gente habla de ello, es hora de acabar con el tabú y hablar del color de tus mocos. El nombre común para la mucosidad que producen naturalmente las fosas nasales es «moco». Esta mucosidad tiene la función de capturar el polvo, los virus y los alérgenos que respiras antes de que puedan ingresar a tus pulmones.

El moco

El moco contiene proteínas antibacterianas y antivirales que tu cuerpo emplea para combatir los patógenos, y es pegajoso. Las moléculas de mucina que forman la mucosidad en la cavidad nasal se combinan con agua para formar un gel pegajoso.

  • La mucosidad es la primera línea de defensa en el sistema respiratorio. Cada día, tus pulmones fabrican aproximadamente 100 mililitros, que es un poco más de 3 onzas.
  • La mucosidad que sale de tus pulmones es más espesa y pegajosa que la que está en tu nariz y también se conoce como flema.

Esto no es nada comparado con el litro (33,8 onzas) de mucosidad que la nariz y los senos paranasales producen cada día cuando estás saludable. Cuando la mucosidad se seca, se vuelve moco. Rascarse los mocos irrita el interior de la nariz y un estudio de 2022 publicado en Scientific Reports encontró que había una asociación entre las personas que se hurgaban la nariz y las que tenían un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Si alguna vez te has mirado un pañuelo después de sonarte la nariz, te habrás dado cuenta de que el color de tus mocos puede cambiar cuando estás enfermo o sufres alergias estacionales. El color de tus mocos es un buen indicador de la salud de tu sistema respiratorio superior.

El color de los mocos ofrece pistas

La nariz y los senos nasales son los primeros afectados por los virus respiratorios. Tus senos paranasales son cuatro pares de cavidades llenas de aire conectadas en Tu cabeza. Producen mucosidad que se filtra en la nariz a través de las fosas nasales. Antes de entrar en los pulmones, los senos paranasales calientan y humedecen el aire que respiras.

Si bien el color de tu mucosidad o mocos te da una indicación de lo que está sucediendo, la consistencia con la que sucede es el mejor indicador. Por ejemplo, los mocos pueden volverse amarillos o verdes durante las etapas iniciales de un resfriado, pero deben permanecer de color verde durante 12 días o más para indicar que la infección se ha trasladado a los senos paranasales.

¿Tener moco verde es sinónimo de sinusitis?

Significado del color de los mocos

Hay otros signos de una infección sinusal además del color de la mucosidad. Para identificar una infección de los senos paranasales, tu médico realizará un control físico y te preguntará acerca de cualquier queja de síntomas como fiebre, dolores de cabeza, dolor facial, congestión nasal, dolor de dientes y mal aliento. ¿Sabías que hay siete tonalidades posibles para tus mocos? Los siguientes colores y sus posibles significados son:

  • Mocos claros: esta es una indicación de que no sucede nada en su sistema respiratorio. Sin embargo, el exceso de mocos claros podría indicar el comienzo de un resfriado o una reacción a un alérgeno.
  • Mocos blancos: esto podría indicar deshidratación, una infección nasal o una reacción a un alérgeno. A menudo, cuando tus mocos son blancos, es posible que estés congestionado y tengas las membranas mucosas nasales inflamadas e irritadas.
  • Mocos amarillos: esto puede indicar que estás luchando contra un resfriado o una infección. El color proviene de los glóbulos blancos muertos que expulsa el cuerpo. Puedes sentirte enfermo, pero no necesariamente necesitas ver a tu médico.
  • Moco verde: el color de la mucosidad es causado por glóbulos blancos muertos y otros desechos celulares. Indica que tu sistema inmunológico está luchando duro contra un patógeno viral. Esto es normal durante un resfriado. Sin embargo, si el color permanece verde durante 12 o más días y tienes otros síntomas, será hora de ver a tu médico, ya que podría tratarse de una infección de los senos paranasales.
  • Mocos rosados o rojos: el color proviene de pequeñas cantidades de sangre liberadas por el tejido nasal seco, irritado o dañado. Esto puede suceder si te hurgas la nariz, te suenas la nariz agresivamente o si la humedad en la habitación es constantemente inferior al 40 %.
  • Mocos marrones: este color puede deberse a la sangre seca o al inhalar partículas de polvo coloreadas. No es una causa inmediata de alarma, pero debería resolverse rápida y espontáneamente. Si estás tosiendo moco marrón o expulsando constantemente moco marrón por la nariz, será hora de ver al médico.
  • Moco negro: este color puede ocurrir en fumadores o usuarios de drogas. Si de repente comienza a soplar mocos negros, podría indicar una infección por hongos, que es un fuerte indicador para ver a su médico lo antes posible.

¿Es alergia o una enfermedad?

Algunas personas pueden distinguir rápidamente entre las alergias estacionales y un resfriado. Sin embargo, algunas personas experimentan alergias estacionales de una manera tan grave que pueden parecer tan enfermas e incómodas como si tuvieran gripe o un resfriado.

Muchos de los síntomas de cada una de estas enfermedades son similares, como secreción nasal, tos y congestión. La fiebre es una de las diferencias notables. Las personas que sufren de alergias estacionales rara vez tienen fiebre, mientras que las personas que están enfermas de un resfriado casi siempre tienen fiebre baja.

Las personas que tienen alergias o resfriados a menudo estornudan, tienen secreción o congestión nasal, dolores de cabeza, tos y se sienten cansadas. Las alergias estacionales tienen un ritmo, y sus síntomas suelen durar más de los 7 a 10 días que dura un virus típico del resfriado.

Si bien un resfriado puede provocar una tos húmeda, las alergias generalmente crean una tos seca. Mientras que las alergias son más comunes en la primavera y el verano cuando el polen es más abundante, los resfriados a menudo surgen en el invierno y la primavera. Es interesante notar que tanto un resfriado como una alergia estacional pueden causar una infección del oído medio, una infección de los senos paranasales o un ataque de asma.

Cómo reducir el riesgo de infección de las vías respiratorias superiores

Puedes emplear una serie de tácticas para reducir la probabilidad de desarrollar una infección de las vías respiratorias superiores en cualquier época del año.

Cada uno de estos métodos apoya tu sistema inmunológico y fomenta el bienestar general:

  • Hidratación: tu mucosidad nasal incluye agua, por lo que cuando te deshidratas, la mucosidad nasal se vuelve más espesa y no funciona tan bien. Cuando estás deshidratada(o), es difícil para tu cuerpo transportar los nutrientes necesarios a sus sistemas de órganos y ralentiza el drenaje linfático de invasores extraños y material de desecho.
  • Humedad: Los científicos saben que el resfriado y la gripe se transmiten más fácilmente durante los meses de invierno cuando la humedad en el aire es más baja. La calefacción interior contribuye a que el aire se seque, y el autor de un artículo de 12/2009 escribió que estudios anteriores habían demostrado que el virus sobrevive mejor y se transmite más fácilmente en condiciones de menor humedad.
  • Un estudio en animales de 2019 mostró que los ratones no solo eran más susceptibles a la gripe cuando se alojaban en condiciones de baja humedad, sino que también se enfermaban más. Los investigadores concluyeron que “el aire seco perjudica la defensa del huésped contra la infección por influenza, reduce la reparación de tejidos e inflige una patología de la enfermedad dependiente de caspasa”.
  • Sueño.  El sueño y tu sistema circadiano ejercen una fuerte influencia reguladora sobre las funciones inmunitarias. Durante el sueño, hay una mayor producción de citocinas que contribuyen a la recuperación de enfermedades y lesiones. El sueño también puede fortalecer la memoria inmunológica y reforzar la capacidad del sistema para reconocer y reaccionar ante patógenos peligrosos. Una cantidad modesta de pérdida de sueño puede reducir la actividad de las células asesinas naturales en un promedio del 72% en comparación con las personas que durmieron toda la noche. Cuando el sueño de los participantes se restringió a 4 horas por noche, hubo un aumento en la liberación de citocinas inflamatorias que desempeñan un papel en las enfermedades cardíacas y los trastornos metabólicos.
  • Microbioma intestinal: tu microbioma intestinal es parte de tu defensa antiviral. Un artículo de 2020 de la Escuela de Medicina de Harvard informó sobre un estudio reciente:
    “El trabajo… identifica un grupo de microbios intestinales, y una especie específica dentro de él, que hace que las células inmunitarias liberen sustancias químicas que repelen los virus conocidas como interferones tipo 1. Los investigadores identificaron además la molécula precisa, compartida por muchas bacterias intestinales dentro de ese grupo, que desbloquea la cascada de protección inmunológica».
  • Insuficiencia de vitaminas: una dieta deficiente, el exceso de peso y la exposición a toxinas ambientales, como las que se encuentran en los alimentos rociados con pesticidas, pueden deprimir tu sistema inmunológico y aumentar el riesgo de enfermedad. Comer una dieta pobre también reduce tu ingesta de vitaminas y nutrientes, lo que está relacionado con tu inmunidad.
    Las dietas ricas en alimentos ultraprocesados pueden afectar negativamente tu sistema inmunológico, así como los alimentos ricos en azúcares refinados y una dieta baja en frutas y verduras. La deficiencia de un solo nutriente puede alterar la respuesta inmunológica, incluidas las deficiencias de zinc, selenio, hierro, ácido fólico y vitaminas A, B6, C, D y E,18 incluso cuando las deficiencias son leves.

Consejos para prevenir enfermedades respiratorias virales

Puedes disminuir la duración de un resfriado utilizando una serie de métodos naturales.

Suplementos de zinc

El zinc es un remedio natural eficaz que puede acortar el resfriado común en un promedio de 33 %. Las pastillas de zinc son más efectivas cuando se comienzan a usar en las primeras 24 horas de los síntomas.

Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno nebulizado es una de las terapias preferidas para los virus de las vías respiratorias superiores, como el SARS-CoV-2, que produce el COVID-19. El remedio sencillo funciona bien para erradicar la infección en el sistema respiratorio. El procedimiento debe ser supervisado por un médico.

Sopa de pollo

Cuando estás enfermo, la sopa de pollo casera puede ser reconfortante. También contiene el aminoácido cisteína, que puede ayudar a que la mucosidad de los pulmones se elimine más rápidamente al diluirla.

Vitamina C

El consumo de comidas ricas en vitamina C puede ayudar a que su resfriado dure menos tiempo. Los pimientos rojos, los tomates, las batatas, el brócoli, el kiwi y los cítricos se encuentran entre los alimentos ricos en vitamina C.



Té de equinácea

La equinácea es una de las plantas medicinales nativas americanas más populares que puede ayudar a acortar el resfriado cuando comienza a beber el té el primer o segundo día. Los investigadores han descubierto que reducirá la recurrencia de una infección viral. Beber dos o tres tazas de té caliente al día también puede ayudar a calmar el dolor de garganta.

Propóleo

Las abejas recogen esta sustancia de los árboles para mantener sanas sus colmenas. Según un estudio, el uso de un aerosol nasal de propóleos ayudó a los niños a recuperarse más rápido del resfriado común.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *