Hígado graso, qué es y cómo tratarlo

La enfermedad del hígado graso se está volviendo cada vez más común en muchos países y afecta aproximadamente al 25% de las personas en todo el mundo. Está relacionado con la obesidad, la diabetes tipo 2 y otros trastornos caracterizados por la resistencia a la insulina. Es más, si no se trata el hígado graso, puede progresar a una enfermedad hepática más grave, mostrando síntomas de hígado dañado, y otros problemas de salud.

¿Qué es el hígado graso?

El hígado graso ocurre cuando se acumula demasiada grasa en las células del hígado. Aunque es normal tener una pequeña cantidad de grasa en estas células, el hígado se considera graso si más del 5% es grasa.

Si bien beber demasiado alcohol puede provocar hígado graso, en muchos casos no influye.

Varias enfermedades del hígado graso se incluyen en la amplia categoría de enfermedad hepática no alcohólica (NAFLD), que es la enfermedad hepática más común en adultos y niños en los países occidentales.

El hígado graso no alcohólico (NAFL) es la etapa inicial y reversible de la enfermedad hepática. Desafortunadamente, a menudo no se diagnostica. Con el tiempo, la NAFL puede provocar una afección hepática más grave conocida como esteatohepatitis no alcohólica o NASH.

Belle Vie Equilibrio hormonal saludable para la mujer

NASH implica una mayor acumulación de grasa e inflamación que daña las células del hígado. Esto puede provocar fibrosis o tejido cicatricial, ya que las células del hígado se lesionan repetidamente y mueren.

Desafortunadamente, es difícil predecir si el hígado graso progresará a NASH, lo que aumenta en gran medida el riesgo de cirrosis (cicatrización grave que afecta la función hepática) y cáncer de hígado.

La NAFLD también está relacionada con un mayor riesgo de otras enfermedades, como enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedades renales.

LÍNEA DE FONDO: El hígado graso ocurre cuando se acumula demasiada grasa en el hígado. El hígado graso es reversible en una etapa temprana, pero a veces progresa a una enfermedad hepática avanzada.

Hígado graso causas

Hay varios factores que pueden causar o contribuir al desarrollo de hígado graso:

  • Obesidad: la obesidad implica una inflamación de bajo grado que puede promover el almacenamiento de grasa en el hígado. Se estima que entre el 30 y el 90% de los adultos obesos tienen NAFLD, y está aumentando en los niños debido a la epidemia de obesidad infantil.
  • Exceso de grasa abdominal: las personas con peso normal pueden desarrollar hígado graso si tienen “obesidad visceral”, lo que significa que tienen demasiada grasa alrededor de la cintura.
  • Resistencia a la insulina: Se ha demostrado que la resistencia a la insulina y los niveles altos de insulina aumentan el almacenamiento de grasa en el hígado en personas con diabetes tipo 2 y síndrome metabólico.
  • Alto consumo de carbohidratos refinados: el consumo frecuente de carbohidratos refinados promueve el almacenamiento de grasa en el hígado, especialmente cuando las personas con sobrepeso o resistentes a la insulina consumen grandes cantidades.
  • Consumo de bebidas azucaradas: las bebidas azucaradas como los refrescos y las bebidas energéticas tienen un alto contenido de fructosa, que se ha demostrado que impulsa la acumulación de grasa hepática en niños y adultos.
  • Deterioro de la salud intestinal: Investigaciones recientes sugieren que tener un desequilibrio en las bacterias intestinales, problemas con la función de barrera intestinal (“intestino permeable”) u otros problemas de salud intestinal pueden contribuir al desarrollo de NAFLD,

Todo lo que necesita saber sobre el hígado graso

El hígado graso también se conoce como esteatosis hepática. Ocurre cuando la grasa se acumula en el hígado. Tener pequeñas cantidades de grasa en el hígado es normal, pero demasiada puede convertirse en un problema de salud.

Su hígado es el segundo órgano más grande de su cuerpo. Ayuda a procesar los nutrientes de los alimentos y bebidas y filtra las sustancias nocivas de la sangre.

Demasiada grasa en el hígado puede causar inflamación del hígado, lo que puede dañarlo y crear cicatrices. En casos graves, estas cicatrices pueden provocar insuficiencia hepática.

Cuando el hígado graso se desarrolla en alguien que bebe mucho alcohol, se conoce como enfermedad del hígado graso alcohólico (AFLD).

En alguien que no bebe mucho alcohol, se conoce como enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD). Según los investigadores del World Journal of Gastroenterology, la EHGNA afecta entre el 25 y el 30 por ciento de las personas en los Estados Unidos y Europa.

Hígado graso síntomas

En muchos casos, el hígado graso no causa síntomas notables. Pero es posible que se sienta cansado o sienta molestias o dolor en la parte superior derecha del abdomen.

Algunas personas con enfermedad del hígado graso desarrollan complicaciones, como cicatrices en el hígado. La cicatrización del hígado se conoce como fibrosis hepática. Si desarrolla fibrosis hepática grave, se conoce como cirrosis.

La cirrosis puede causar síntomas como:

  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Debilidad
  • Fatiga
  • Hemorragias nasales
  • Picazón en la piel
  • Piel y ojos amarillos
  • Grupos de vasos sanguíneos en forma de red debajo de la piel
  • Dolor abdominal
  • Hinchazón abdominal
  • Hinchazón de las piernas
  • Agrandamiento de los senos en los hombres
  • Confusión.

La cirrosis es una afección potencialmente mortal. Obtenga la información que necesita para reconocerla y administrarla.

Las causas menos comunes incluyen: el embarazo pérdida de peso rápida algunos tipos de infecciones, como la hepatitis C efectos secundarios de algunos tipos de medicamentos, como metotrexato (Trexall), tamoxifeno (Nolvadex), amiodorona (Pacerone) y ácido valproico (Depakote) exposición a ciertas toxinas Ciertos genes también pueden aumentar su riesgo de desarrollar hígado graso.

Diagnóstico de hígado graso

Para diagnosticar el hígado graso, su médico tomará su historial médico, realizará un examen físico y ordenará una o más pruebas.

1. Historial médico

Si su médico sospecha que podría tener hígado graso, es probable que le haga preguntas sobre:

  • Su historial médico familiar, incluido cualquier historial de enfermedad hepática
  • Su consumo de alcohol y otros hábitos de estilo de vida
  • Cualquier condición médica que pueda tener
  • Cualquier medicamento que pueda tomar
  • Cambios recientes en su salud
  • Si ha experimentado fatiga, pérdida de apetito u otros síntomas inexplicables, informe a su médico.

2. Examen físico

Para detectar inflamación del hígado, su médico puede palpar o presionar su abdomen. Si su hígado está agrandado, es posible que puedan sentirlo.

Sin embargo, es posible que su hígado se inflame sin agrandarse. Es posible que su médico no pueda saber si su hígado está inflamado al tacto.

3. Análisis de sangre

En muchos casos, la enfermedad del hígado graso se diagnostica después de que los análisis de sangre muestran un aumento de las enzimas hepáticas. Por ejemplo, su médico puede ordenar la prueba de alanina aminotransferasa (ALT) y la prueba de aspartato aminotransferasa (AST) para verificar sus enzimas hepáticas.

Estas pruebas pueden recomendarse si ha desarrollado signos o síntomas de enfermedad hepática, o pueden solicitarse como parte de un análisis de sangre de rutina.

Las enzimas hepáticas elevadas son un signo de inflamación hepática. La enfermedad del hígado graso es una causa potencial de inflamación del hígado, pero no es la única.

Si da positivo en la prueba de enzimas hepáticas elevadas, es probable que su médico ordene pruebas adicionales para identificar la causa de la inflamación.

4. Estudios de imagen

Su médico puede usar una o más de las siguientes pruebas de imágenes para verificar el exceso de grasa u otros problemas con su hígado:

  • Examen de ultrasonido.
  • Tomografía computarizada.
  • Resonancia magnética
  • También pueden solicitar una prueba conocida como elastografía transitoria controlada por vibración (VCTE, FibroScan). Esta prueba utiliza ondas sonoras de baja frecuencia para medir la rigidez del hígado. Puede ayudar a verificar si hay cicatrices.

5. Biopsia hepática

Una biopsia de hígado se considera la mejor manera de determinar la gravedad de la enfermedad hepática.

Durante una biopsia de hígado, un médico insertará una aguja en su hígado y extraerá un trozo de tejido para examinarlo. Le administrarán un anestésico local para aliviar el dolor.

Esta prueba puede ayudar a determinar si tiene enfermedad del hígado graso, así como cicatrices en el hígado.

Hígado graso tratamiento

Actualmente, no se han aprobado medicamentos para tratar la enfermedad del hígado graso. Se necesita más investigación para desarrollar y probar medicamentos para tratar esta afección.

En muchos casos, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a revertir la enfermedad del hígado graso. Por ejemplo, su médico puede recomendarle que:

  • Limitar o evitar el alcohol
  • Tomar medidas para perder peso
  • Hacer cambios en su dieta
  • Si ha desarrollado complicaciones, su médico puede recomendar tratamientos adicionales. Para tratar la cirrosis, por ejemplo, podrían recetar:
    • Cambios en el estilo de vida
    • Medicamentos
    • Cirugía

La cirrosis puede provocar insuficiencia hepática. Si desarrolla insuficiencia hepática, es posible que necesite un trasplante de hígado.

Hígado grado tratamiento casero

Los cambios en el estilo de vida son el tratamiento de primera línea para la enfermedad del hígado graso. Dependiendo de su condición actual y hábitos de estilo de vida, podría ser útil:

  1. Perder peso
  2. Reducir su consumo de alcohol
  3. Consume una dieta rica en nutrientes que sea baja en exceso de calorías, grasas saturadas y grasas trans.
    hacer al menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana
    Alguna evidencia sugiere que los suplementos de vitamina E podrían ayudar a prevenir o tratar el daño hepático causado por la enfermedad del hígado graso. Sin embargo, se necesita más investigación. Existen algunos riesgos para la salud asociados con el consumo excesivo de vitamina E.
  4. Siempre hable con su médico antes de probar un nuevo suplemento o remedio natural. Algunos suplementos o remedios naturales pueden ejercer presión sobre el hígado o interactuar con los medicamentos que está tomando.

Prevención Hígado graso

Para prevenir el hígado graso y sus posibles complicaciones, es importante seguir un estilo de vida saludable.

  • Limite o evite el alcohol.
  • Mantener un peso saludable.
    Consume una dieta rica en nutrientes que sea baja en grasas saturadas, grasas trans y carbohidratos refinados.
  • Toma medidas para controlar sus niveles de azúcar en sangre, triglicéridos y colesterol.
  • Siga el plan de tratamiento recomendado por su médico para la diabetes, si la tiene.
  • Trata de hacer al menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana.

Seguir estos pasos también puede ayudar a mejorar su salud en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *